elEconomista.es

El rey Juan Carlos reaparece en Londres con un tremendo golpe en la cabeza

12/11/2019 - 12:59

El rey Juan Carlos, íntimo amigo de Rafa Nadal, se trasladó este lunes a Londres para acompañarlo en la Copa Masters 2019. Sentado en un palco privado junto a la familia del tenista (padre, madre y hermana), el emérito reapareció visiblemente más delgado y con una gran brecha en la cabeza, fruto de un golpe contra la rama de un árbol mientras paseaba hace unas semanas. 

El padre de Felipe VI se convirtió en el asistente estrella en la pista central, donde se disputó el Rafa Nadal contra Zverev. Vestido con un jersey granate y una chaqueta ligeramente holgada, que dejaba entrever cierta pérdida de peso con respecto a la última vez que le vimos, precisamente en la boda del tenista con Xisca Perelló, el 21 de octubre en Mallorca, donde le sirvieron un menú personalizado sin sal y sin grasas.

Lea también: El curioso caso del Rey don Juan Carlos: se ha hecho abstemio y hace cinta

Pero lo más llamativo, sin duda, era la marca amoratada que don Juan Carlos tenía en la frente, fruto de un golpe con la rama de un árbol mientras estaba paseando, según El Español. Aunque no reviste gravedad, tuvo que recibir puntos de sutura y aún está en proceso de cicatrización. Al parecer, el accidente tuvo lugar hace unas semanas, por lo que podría haber tenido algo que ver en la sonada ausencia del emérito en el debut de su nieta, la princesa Leonor, en los premios Princesa de Asturias.

El rey todavía se encuentra recuperándose de su último bache de salud, una operación para implantarle tres bypass aortocoronarios que se llevó a cabo a finales de agosto en la clínica Quirón Salud Pozuelo de Alarcón (Madrid) y por la que estuvo ingresado una semana.

Lamentablemente, el abuelo de Froilán asistió a la derrota de Nadal, que fue eliminado por el alemán Alexander Zverev por (6-2, 6-4). El manacorí no tuvo su mejor día, ni en la pista ni fuera de ella, pues tras ser eliminado ofreció una rueda de prensa de la que salió visiblemente molesto cuando uno de los periodistas le preguntó si sus malos resultados se debían a su reciente boda con Xisca Perelló: "¿Es una broma? ¿Me estás preguntando eso en serio?", contestó. "Vale, pasamos al castellano porque eso es una mierda. Muchas gracias", sentenció enfadado.

Lea también: El monumental enfado de Rafa Nadal con un periodista que le pregunta por su mujer







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.