elEconomista.es

Protestas contra el viaje de los Reyes Felipe y Letizia a la Cuba castrista

10/11/2019 - 13:00

La recogida de firmas en la plataforma Change.org para pedir a don Felipe y doña Letizia que no viajen a Cuba se atribuye a activistas disidentes del régimen dictatorial caribeño, según los cuales "es una ofensa a los valores democráticos, al respeto de los derechos, al pueblo español y al pueblo cubano que lucha, en desventaja, por su libertad", dice la página web que solicita apoyo para abortar el viaje en la página web.

Por contra, Pedro Sánchez ya explicó que no se trata de refrendar el régimen castrista sino de acercarse al pueblo cubano en el 500 aniversario de la fundación de la ciudad de La Habana. La capital de Cuba fue la sexta ciudad fundada por la Corona Española en la isla de Cuba, llamada San Cristóbal de la Habana, tal vez porque el santo era el patrón de los navegantes, y La Habana, como toponímico indígena. En la Plaza de Armas, que fue en la época colonial española el centro de la vida oficial y pública de la ciudad, se alza un monumento llamado El Templete, que conmemora la fundación de la villa en ese lugar en 1519 por un grupo de españoles capitaneado por el toledano Juan de Rojas Manrique, pariente de Fernando el Católico. El monarca español y su mujer tratarán de trasladar al pueblo de Cuba la felicitación de la corona española por estos 500 años de historia.

Los reyes estarán en la isla del lunes 11 al jueves 14, por tanto, no estarán presentes, como ya recogimos,  en el acto central del 500 aniversario de la fundación de La Habana, previsto para el sábado 16, y al que acudirán Maduro, Ortega y Putin.

Las organizaciones cubanas que se posicionan contra la visita aseguran que "repudian la complicidad con la dictadura cubana por parte del Gobierno español actual, evidenciada por el hecho ofensivo y vejatorio de enviar a Sus Majestades a un país donde se violan permanentemente los derechos humanos".

Lamentablemente, esa admirable y tenaz defensa de los derechos no se critican desde la derecha cuando hablamos de las buenas relaciones de España por ejemplo con China, donde los intereses económicos imperan sobre los principios democráticos. Tampoco vemos saltar a dirigentes ni medios conservadores cuando se producen las visitas de miembros de la Familia Real a teocracias como Arabia Saudí o Emiratos Árabes, países en donde las mujeres son discriminadas a niveles inaceptables desde el punto de vista democrático y de Derechos Humanos. Lo mismo ocurre con Qatar, donde acudimos a eventos como el Mundial de Fútbol, sin rasgarnos las vestiduras. Claro que probablemente si allí algún disidente atacara a las monarquías que detentan el poder se jugaría acabar en descuartizado en una embajada de Estambul. 

En Cuba, activistas de la Red de Mujeres por la Igualdad, simpatizantes del Club de Escritores y Activistas de Cuba, miembros de la Fundación Cubana de los Derechos LGTBI y otras instituciones están detrás de la promoción de esta campaña contra la visita de la Casa Real. Lástima que en Arabnia no puedan existir disidentes que hagan este tipo de peticiones.

Esta campaña está dirigida a la Casa Real española. No está secundada por un número amplio de personas, pero sí supone una muestra de que no toda la población en el régimen castrista está de acuerdo con este viaje de los reyes.

En España, Vox ha pedido la suspensión de esta visita de Estado. Santiago Abascal ha solicitado a la Diputación Permanente del Congreso de los diputados la supresión de este viaje. Abascal no dice nada de las relaciones casi fraternales de los Borbones con las teocracias del petróleo, pero señala que Felipe VI, que "goza de un prestigio y reconocimiento por parte de los españoles" acudirá a Cuba debido a que el Gobierno "ha comprometido su presencia".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.