elEconomista.es

Muere a los 90 años Robert Norris, el "hombre Marlboro" que nunca fumó un cigarrillo

10/11/2019 - 11:34

Robert Norris, conocido como el hombre Marlboro, murió el pasado domingo en su rancho de Colorado Springs, a los 90 años de edad. Le sobreviven dos hijas y dos hijos, 13 nietos y 18 bisnietos. Su esposa falleció en 2016 a los 88 años. Aún se desconocen las causas de su muerte.

Robert C. Norris, esposo de la fallecida Jane W. Norris, murió en paz al cuidado del Hospicio Pikes Peak el 3 de noviembre, rodeado por su familia, reza el comunicado difundido por su familia.

Norris se hizo famoso en los años sesenta cuando comenzaron a utilizar su cara en anuncios de la marca de tabaco Marlboro. Fue durante doce años imagen de la marca de cigarrillos, con su sombrero de cowboy y por supuesto con un cigarrillo en la mano.

Pero la realidad es que nunca fumó. Norris no tocó un cigarrillo en su vida, excepto para grabar los anuncios. De hecho, acabó renunciando a un montón de dinero y a ser el rostro de la marca de cigarros tras decidir no era un buen ejemplo para los niños.

Norris, nacido en Chicago, sí fuen un verdadero cowboy. Con solo 18 años comenzó a criar caballos antes de mudarse a Colorado, donde se compró un rancho en 1950, llamado Tee Cross Ranches.

Mad Men

Durante los años cincuenta, las tabaqueras querían conquistar a la mujeres y el equipo de publicidad de la empresa Leo Burnett Worldwide (algo así como los Mad Men del momento) buscaba una idea para tratar de venderlo a los hombres. Fue en 1954 cuando se creó la idea del "hombre Marlboro": un vaquero duro que fumara los cigarrillos al aire libre.

Las primeras imágenes fueron de modelos profesionales, sin embargo, la compañía argumentó que para fines de autenticidad necesitaban encontrar a verdaderos vaqueros para lograr credibilidad.

Los Mad Men, lo ejecutivos de la compañía, se encontraron con una foto de Norris posando junto a su buen amigo, el actor John Wayne, en un periódico. Poco tiempo después lo fueron a buscar a su rancho de Colorado.

"Salieron de su automóvil, estos tipos con sus trajes a rayas, y se acercaron a papá y le dijeron: '¿Te gustaría estar en comerciales de cigarrillos Marlboro?' Él dijo: 'Bueno, estoy un poco ocupado en este momento. ¿Por qué no vuelves la próxima semana y, si hablas en serio, hablaremos?' Regresaron la semana siguiente", narró Bobby Norris, hijo del famoso vaquero a la cadena local KKTV.

Para la publicidad tomaron más de 2.000 fotografías, y sólo algunas se distribuyeron a través de los Estados Unidos y el continente europeo. "Siempre nos decía a los niños: 'No quiero volver a verte fumar'. Entonces, uno de nosotros finalmente preguntó: 'Si no quieres que fumemos, ¿por qué haces comerciales de cigarrillos?' Llamó a Phillip Morris y renunció ese día ", recordó Bobby Norris.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.