elEconomista.es

Ágatha Ruiz de la Prada recibe un dardo de la actual mujer de Pedro J. Ramírez

8/11/2019 - 15:00

Cruz Sánchez de Lara, la mujer de Pedro J. Ramírez desde hace dos años, siempre ha exhibido el silencio como sutil arma de defensa ante los continuados ataques de Ágatha Ruiz de la Prada contra su esposo. Pero esta semana, la abogada acudió junto a su marido a la fiesta de Harper's Bazaar, en el Palacio de Santoña de Madrid, y allí lanzó a su manera algunos dardos contra la primera mujer del ex director de El Mundo.

En medio de la expectación por ver a la invitada estrella de la velada organizada por la revista de moda, Sharon Stone, algunos periodistas dejaron de apuntar sus micrófonos y sus cámaras hacia la protagonista de Instinto Básica para preguntar a Pedro J. Ramírez y a su mujer qué tal les iba después de sus primeros dos años casados.

Lea también: Pedro J. Ramírez dejó a Ágatha el sábado tras comunicarle que estaba con otra y ella le echó de casa

Tanto Cruz como el director de El Español dejaron muy claro su amor por el periodista y hablaron de la etapa tan feliz que están viviendo. "No hay nada más importante que el amor", afirmó sonriente Pedro J. "Hay que vivir y dejar vivir, que se ve muy poco eso últimamente", añadía Cruz Sánchez.

"Nosotros no dudamos nunca, sabíamos lo que hacíamos", dijo ella. "El amor siempre vence", remarcó él. "Y a veces el silencio no significa tener menos razón, significa tener otra actitud ante la vida. Y la mía es la del silencio. Pero yo creo que hay que celebrarlo todo, el amor hay que celebrarlo en la intimidad", repitió la señora de Ramírez. Pedro J. dijo que estaba realmente muy enamorado y no paró de tirarle flores a Cruz: "Es una mujer muy inteligente, muy atractiva, muy elegante, pero por encima de todo es una mujer muy idealista", dijo.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.