elEconomista.es

Massiel: "Franco se quiso apoderar de mí y no me dejé"

7/11/2019 - 17:01

Massiel ha contado en el programa Aquellos Maravillosos años cómo se convirtió en la niña díscola del régimen por negarse a recoger el lazo de Isabel la Católica que le otorgó Franco tras ganar el festival de Eurovisión. Ahí comenzó su vía crucis con la España de la dictadura.

"Eurovisión me destrozó la vida. No estaba preparada para esto, me generó odios, me quisieron convertir en la heroína del régimen y no era verdad. La derecha se quiso apoderar de mí y no me dejé", recuerda Massiel.

"Cuando llego aquí me dijeron que me han concedido el lazo de Isabel la Católica. Me lo quería poner Franco y tenía que ir al Pardo y dije al Pardo no voy. Con veinte años no quería que me pusiera la medalla, era una trampa para hacerme imagen del régimen. También dije que no cantaba en el Calderón porque iba Carmen y tenía que hacerle una reverencia, dejé de cantar muchas veces porque me convenía más quedarme en casa", afirma.

La fama también le afectó en la relación con su familia y, especialmente, con su madre, lo que provocó su salida del nido y su matrimonio con Luis Recatero. "A mi madre se le fue mucho la cabeza con lo de la fama. Me fui de mi casa con una mano delante y otra detrás porque tenía el dinero a nombre de mi madre. Es muy difícil tener una hija que tú pretendas dominar, que viva en casa, que salga con los hombres que decida, madre de artista que gana Eurovisión y dinero pronto... Me casé al poco tiempo con Luis Recatero, creo que por la teoría de que una es respetable cuando se casa".

"Hace mucho que dejé de practicar sexo por decisión propia"

Massiel duerme con su perro y en su casa no entra nadie más. "No tiene ningún interés el sexo para mí, me parece una pérdida de tiempo, te tienes que dar a conocer y, en estos momentos, no nos apetece que nos vean con las cosas colgando. ¿Cómo se va a comparar esa Massiel con la Massiel que bailaba con 19 años? ¿cómo voy a conocer a alguien y decir toma los jamones? Que no, que en mi casa no entra más que mi perro. Que no tengo ninguna gana de follar. Te lo he dicho claro a ver si cortas", añade Massiel.







Comentarios 4

#1
07-11-2019 / 23:15
As
Puntuación 4   A Favor   En Contra

Tus ganas...

#2
07-11-2019 / 23:15
As
Puntuación 4   A Favor   En Contra

Tus ganas...

#3
08-11-2019 / 13:10
Puntuación 2   A Favor   En Contra

El poder siempre quiere aparecer al lado de los "triunfadores" como hacen los políticos presentes...., para arañar votos. No me cuadra que Franco quisiera nada de tí, puesto que se ha dicho muchas veces que tu "triunfo" fue debido a un cambalache comercial....,se desechó el sistema SECAM francés por el alemán PAL, para el color de la tv, a cambio de los votos alemanes en este certamen.

No te las des de lo que no fuiste.

#4
10-11-2019 / 04:45
delaquese libróelgeneralisimo
Puntuación 0   A Favor   En Contra

opine lo que veia y parecia la gente del nuevo publicidad de facebook sin embargo es nada comparado a lo que millones en el mundo dijeron las palabras ofensivas ese rato al ver esa gente del video, los hispanohablantes no cambian de por vida la voz y lenguaje que han adquirido de niñez.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.