elEconomista.es

Lady Gaga confiesa que su relación con Bradley Cooper fue un montaje ideado por ellos

7/11/2019 - 13:57

Lady Gaga y Bradley Cooper enamoraron a todos los espectadores con su interpretación de Shallow en la gala de los Oscar. Miradas, gestos, caricias,... todo parecía apuntar a que había nacido el amor entre ambos tras compartir cartel y muchas horas de rodaje en la película Ha nacido una estrella. Meses después de aquello, la cantante ha desvelado la verdad: todo era un montaje creado por ellos mismos.

"Francamente, creo que la prensa es muy tonta. Quiero decir, creamos una historia de amor para el público. Para mí, como intérprete y como actriz, por supuesto, queríamos que la gente creyera que estábamos enamorados", ha confesado para la revista Elle.

Lea también - Lady Gaga y el trompazo viral: se cae del escenario en pleno concierto

"Queríamos que la gente sintiera ese amor en los Oscar. Queríamos que atravesara la lente de esa cámara y cada televisor que se estaba viendo. Y trabajamos duro en ello, trabajamos durante días, planificando cada segundo de la actuación como si fuera una película", ha alegado.

Lady Gaga tiene claro que hicieron un muy buen trabajo: "En realidad, cada vez que hemos hablado sobre esos rumores lo único que pensamos es que si la gente se los ha creído es porque hicimos un gran trabajo".

Lea tambiénLady Gaga, pillada besando a un hombre que no es Bradley Cooper

Lady Gaga y Bradley se conocieron durante el rodaje de Ha nacido una estrella, película por la que la cantante se llevó el Oscar a Mejor Canción Original. En aquel momento, la artista lo acababa de dejar con Christian Carino, mientras que Cooper estaba con la modelo Irina Shayk, de quien se separó meses después.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.