elEconomista.es

Susanna Griso confiesa sus peleas con su marido independentista: "Hemos discutido mucho"

6/11/2019 - 17:14

Los polos opuestos se atraen. El famoso dicho representa a la perfección, al menos desde el punto de vista ideológico, el amor entre Susanna Griso y su marido, Carles Torras. Mientras que ella mantiene una postura política neutra, pero no apoya la independencia de Cataluña, su esposo es mucho mas vehemente y lucha por el separatismo.

Torras utiliza a menudo las redes sociales para lanzar mensajes contra España, pedir la libertad de los presos políticos catalanes y atacar a los partidos conservadores. "España ha hecho pedagogía de la violencia", dijo en octubre. "Ya vendrás a pedir el voto a Cataluña, Sánchez Castejón, y entonces sabrás lo que es una buena butifarra del pagés con judías y todo por vía rectal", comentó el mismo mes.

Las ideas de Carles han provocado muchas discusiones en su matrimonio con Griso, tal y como ella misma ha reconocido este miércoles. Eso sí, la presentadora se lo toma con humor: "Ha sido estimulante en el sentido de que hemos discutido mucho, lo que hace reír a nuestros hijos", ha declarado a Diez Minutos.

Lea también - Susanna Griso y Mercedes Milá, utilizadas en un vídeo para pedir el voto de Vox

No obstante, a veces se le hace complicado conseguir normalidad entre su vida personal y vida profesional: "Una de las cosas que llevo mal es que estoy casada con una persona, Carles, que en lo ideológico y político está muy alejado de cómo yo pienso. Siempre ha sido así, desde que nos conocimos en la radio".

Aunque ella trata de llevarlo con naturalidad, Susanna es consciente de que hay gente que no lo entiende: "Pero desde fuera no resulta comprensible que dos personas puedan tener posturas ideológicas distintas, políticas equidistantes y a la vez compartir una vida en pareja y criar hijos en armonía. ¿La gente me imputaría a mí las opiniones de mi marido y a mi marido las mías, si el presentador fuera él…?", se ha preguntado.

"Hay quien le pregunta a Carles cómo puedo pensar yo de manera tan distinta a él. Es algo que me llama la atención, que las propias mujeres tengan en tan poca consideración a otra mujer, en este caso a mí (...) Me produce incomprensión. Siempre hemos mantenido puntos diferentes", ha continuado explicando la periodista catalana.

Griso también ha reconocido que no solo tiene diferencias con su marido en temas políticos: "Eso mismo nos pasa cuando hablamos de música, aficiones, viajes, deportes... Pero nunca lo he visto como un problema, siempre he tenido amigos en todas las formaciones políticas", ha defendido.

En su charla con el medio, Susanna ha desvelado cómo es su relación con los líderes políticos: "Muy buena: me llevo bien con Casado y con Rivera, tengo una muy buena relación personal con Pablo Iglesias, incluso con Santiago Abascal. Algo que le llama muchísimo la atención a la gente".

Por último, la presentadora cuenta lo que sintió cuando adoptó a Dorcette, su tercera hija tras Jan y Mireia: "Me emociona pensarlo, porque sentí lo mismo que cuando tuve a mis hijos biológicos. Una emoción enorme, una sensación de pensar que es piel de mi piel, sangre de mi sangre, ya que de alguna manera estaremos unidas para siempre. Tenía claro que iba a sentir lo que sentí, pero no sabía si sería recíproco".

El saludo sin guante con la reina Letizia

Preguntada acerca de su estilismo en el Día de la Hispanidad, Griso ha desmentido que se tratara de un guiño a la reina, como se dijo: "Llegaron a decir que los guantes que llevaba eran un guiño a la reina Letizia. Quedaría muy bien si te dijera que sí, pero no. Creo que a la recepción Real hay que ir discreta, y como llevaba un conjunto sencillo, fue Cristina, mi estilista, quien me dijo que como tenía que dar la mano a los Reyes, me dejara sólo un guante. Así lo hice. Me sorprendieron las interpretaciones que se hicieron, esas cosas me hacen gracia", ha asegurado.

Además, ha desvelado la conversación que tuvo con la mujer de Felipe VI: "Se me acercó, me tocó el guante y me dijo que hacía mucho calor. Y tenía razón, porque vamos muchos, estamos todo el tiempo de pie, pero me lo pasé muy bien porque en esta recepción tienes ocasión de ver a gente que no te encuentras habitualmente. Además de ministros y autoridades, estaban todos los líderes políticos y sus asesores, con los que suelo hablar por teléfono, porque su opinión me interesa", ha explicado.







Comentarios 0