elEconomista.es

La dieta de la reina Isabel II, al descubierto: así ha llegado a los 93 años

4/11/2019 - 12:52

Los secretos de la reina Isabel II a la hora de llenarse el estómago han quedado al descubierto. Dos ex empleados del Palacio de Buckingham han hablado sobre las rutinas culinarias de la monarca y han desvelado un detalle muy curioso. ¿Cuál es el sorprendente animal que no tolera la abuela de Guillermo y Harry?

El que fuera su chef durante 11 años, Darren McGrady, ha desvelado en la revista People que la reina suele comer lo mismo cada día: para desayunar unos cereales integrales, y como almuerzo un plato combinado de pescado con verduras o pollo a la parrilla con una ligera ensalada. 

Lea también - Isabel II, muy enfadada con el príncipe Harry y Meghan Markle: retira su foto de Buckingham

La monarca también también toma un té acompañado por sándwiches de pepino, salmón ahumado, huevo y mayonesa o jamón con mostaza, y galletitas y pastas  para merendar. Según su ex empleado, Isabel II no tiene muchas pegas a la hora de alimentarse, pues solo se niega a comer alimentos que contengan almidón, patatas, arroz o pasta, durante las cenas. 

La monarca solo cambia sus rutinas durante los domingos, cuando prefiere deleitarse con un exquisito asado bien hecho, y durante los banquetes de gala. En estas cenas, la reina prefiere algo más ligero para irse a dormir, como un filete de venado, de faisán en salsa de champiñiones, crema y whisky, o por un salmón o cualquier otro pescado. Además, cuando recibe visitas en casa, ejerce de perfecta anfitriona y se informa de los gustos de cada uno de sus invitados, para no dejarles con un mal sabor de boca.

Lea tambiénIsabel II abofeteó en público a su sobrino por desobedecerla y Elton John fue testigo

Otro de sus ex empleados, Charles Oliver, ha contado al diario Express una divertida anécdota: cuando le sirven las comidas, sus empleados le dejan un cuaderno sobre la mesa para que su marido, Felipe, y ella anoten lo que no les gusta. Aunque no suelen hacer uso de él, sí hubo una vez que la reina cogió el lápiz para dejarles un recadito: "Encontré esto en la ensalada, ¿podrías comerlo?", escribió la reina, haciendo referencia al caracol que se encontró en su ensalada y que ella misma puso sobre la hoja del cuaderno para que no se lo volvieran a poner.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.