elEconomista.es

Alberto Alcocer gastó al menos 180.000 euros en la fiesta de sus hijas gemelas

1/11/2019 - 8:38

Sabíamos que Alberto Alcocer había tirado la casa por la ventana para celebrar la puesta de largo de sus hijas, las mellizas Margarita y Carlota. El empresario y su mujer, Margarita Hernández, alquilaron el Teatro Real para la fiesta de las niñas, que se celebró el sábado 19 de octubre por la noche, con la temática de Cuba y las noches de La Habana. El precio del capricho, como poco, equivale a gastar en una sola noche el equivalente al sueldo de 15 de años de una persona con el salario mínimo en España.

Por suerte para el anfitrión y padre de las homenajeadas, sus ingresos son mucho mayores y se puede permitir estas fiestas. Recordemos que Alberto Alcocer es propietario, junto con su primo Alberto Cortina, de Alcor Holding, una sociedad patrimonial dueña del 12,5 % de ACS, la mayor constructora española, y del 21% de la papelera Ence.

El evento, organizado por Ramiro Jofre, concitó a más de 450 invitados, incluyendo personalidades del mundo de las finanzas y la sociedad- entre ellos muchos amigos del empresario, como José María Entrecanales; Borja Prado; Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid; el armador José Cusí, íntimo amigo del rey Juan Carlos, con su esposa, Inés Muíños, hija del oftalmólogo del rey Alfredo Muíños; Lucrecia Botín –hija de Jaime Botín y casada con Guillermo Fierro– y sus hijos Lucrecia y Nacho.

Más invitados: Cari Lapique, cuñada de Alfonso Cortina, expresidente de Repsol y tío segundo de las homenajeadas; Isabel Preysler, la reina de corazones que acudió sola porque Mario Vargas Llosa estaba fuera de Madrid; o Ágatha Ruiz de la Prada, que llegó de consorte, puesto que el invitado era su novio Luis Miguel Rodríguez, el chatarrero, compañero  de caza del anfitrión. También estaba por supuesto el otro Alberto, Cortina, el primo de Alcocer, que acudió junto a su esposa Elena Cué-, que disfrutaron de la fiesta que rememoraba los años dorados de la capital cubana bajo el epígrafe 'Una noche en La Habana'. No faltó el 'atrezzo', con coches y mulatos en la puerta del Teatro Real, que esperaban también a los amigos de las gemelas, venidos de todas partes del mundo: Sebastian Schramm, Jasper D'Abo –sobrino de Christopher O'Neill, marido de Magdalena de Suecia–;Amberley Nuttal –miembro de una poderosa familia de aristócratas británicos–; Ginebra Cavaletti… Y entre todos destacaba Victoria Federica, la hija de la infanta Elena y Marichalar. Tengamos presente que las mellizas Alcocer son unas jóvenes con gran formación académica; han estudiado en España, Inglaterra y Suiza y sus carreras se encaminan al mundo de la prensa, siguiendo los pasos de su progenitor. Abajo, Elena Cué, cuñada de alberto Alcocer, a su llegada al Real.

Todos los consultados coincidían: "Una pasada"; "Fiestón"; "Alucinante". Las columnas se convirtieron en palmeras, había varias orquestas amenizando la noche, mujeres con atuendo cubano repartían puros, unos asistentes se paseaban con loros en el brazo para que te pudieras hacer fotos con los pájaros, venían magos a las mesas… El Teatro Real se transformó, literalmente, en Cuba. Sea como fuere, nadie quiso perderse semejante velada que pasará a los anales de las fiestas de alta sociedad. Las grandes ausentes de esa fiesta fueron las tres hijas del primer matrimonio de Alcocer con Esther Koplowitz, que apenas mantienen contacto con su padre y mucho menos que las mellizas.

Dicen que Ramiro Jofre es el mejor organizador de eventos. Mago de la belleza efímera, tiene alma de tramoyista: mueve los hilos entre bambalinas para que todo esté listo cuando se alce el telón. Él es el artífice, a través de su empresa de eventos, Efímero, de fiestas gloriosas para Cartier, L'Oréal Luxe, Audemars Piguet, Dior, YSL Beauté, Shiseido, BMW, Telva, ARCO, el Teatro Real o la Fundación Norman Foster, por citar algunos de sus clientes. De su experiencia en ceremonias nupciales, destaca su participación para las bodas de Laura Vecino y Rafael Medina y el enlace de Miriam de Ungríay Kardam de Bulgaria. De mano de Jofre, el Teatro Realse convirtió en un gran jardín tropical adornado con palmeras, helechos nido de ave, orejas de elefante y demás plantas exóticas. El jardín efímero fue obra de las hermanas Barreiros, Cristina, Marta y María, realizado por su empresa Aquilea Flores. En las mesas imperiales (alargadas en vez de individuales) se colocaron centros de frutas, piñas doradas y manteles y copas en varios tonos de verde. Un grupo de bailarines al más puro estilo cabaret Tropicana, con plumas blancas y lentejuelas, tuvo su momento estelar en la entrada del teatro. La fachada estuvo iluminada mientras duró el festejo y no faltó la actuación de Juan Magán, que también animó la puesta de largo de Victoria Federica Marichalar.

Cuantificar esta puesta de largo es difícil, pero a juzgar por las fuentes consultadas, es imposible organizar un acontecimiento similar por menos de 120.000 euros, ya que a las diferentes partidas (grupo musical, DJ, decoración, barra libre…) se suma el alquiler de dos días del Teatro Real. Hemos averiguado que si el evento transcurre en el escenario, puede ascender a 40.000 euros, pero una revista de moda mensual realizó un evento allí recientemente y el alquiler por un día le costó más de 60.000 euros. A eso hay que añadir la cena, que corrió a cargo de Ramón Freixa, el chef con dos estrellas Michelin que regenta el servicio de catering Life Gourmet, firma que trabaja en exclusiva para el Real. En la cocina de Ramón Freixa conviven tradición y vanguardia. Locura y sentido común en perfecta armonía. A pesar del hermetismo del establecimiento, ha trascendido que el menú que degustaron los invitados a la fiesta costaría por lo menos 165 euros por persona, que es la tarifa mínima que ofrece la lujosa firma de catering. Durante la cena, barmans, magos y unos cantantes venidos de la Costa Azul se encargaron de entretener a los invitados. Los amigos de las mellizas y los de sus padres cenaron en salones diferentes, para que todos pudieran disfrutar de la velada con la gente de su edad.

A todo ello hay que añadir el estilismo de las mellizas, que deslumbraron con diseños de Lorenzo Caprile, hechos a medida y ex profeso para ellas, podría costar entre 3.000 y 3.500 euros cada uno.

El modista también realizó el vestido de Margarita Hernández, madre de las jóvenes. Respecto al maquillaje y peluquería, sería posible contratar los servicios de excelentes profesionales que se desplazan a domicilio por precios que pueden rondar los 350 euros, pero si queremos optar por maquilladores y peluqueros 'de autor', la cifra podría ascender a más de 1.000. La puesta de largo de Margarita y Carlota tuvo unas características muy especiales, ya que contó con la actuación de uno de los grandes de la música actual, Juan Magán, por lo que hablaríamos de cifras que no están al alcance de todas las economías (en 2017 se publicó que había cobrado 56.000 euros por actuar en las Ferias y Fiestas de Salamanca). Y si hablamos de DJs, uno de los más solicitados cobra en torno a 6.000 euros.

Margarita y Carlota no quisieron recibir regalos y pidieron expresamente a sus invitados que, si deseaban hacerles un obsequio, realizaran donaciones a dos fundaciones: Mensajeros de la Paz y Fundación Aladina, presidida por Paco Arango que el pasado viernes 31 de octubre estrenó como director la película Los Rodríguez y el más allá, parte de cuya recaudación se destinará a mejorar la investigación del cáncer infantil. Lo dicho, una fiesta de lujo para que las "princesas" Alcocer celebren su mayoría de edad.







Comentarios 1

#1
03-11-2019 / 16:11
Puaggg
Puntuación 5   A Favor   En Contra

Cuánto corrupto por metro cuadrado había??.