elEconomista.es

Isabel Preysler habla del 'procés': "Es muy, muy triste lo que está pasando en Cataluña"

31/10/2019 - 8:28

La reina de corazones, enfundada en un precioso vestido negro y oro de Temperley London de 1.200 euros, modificado especialmente para ella, se ha adelantado a la Navidad como anfitriona de los bombones Ferrero Rocher, que cumplen 30 años en nuestro país. Serena, educada, guapísima a sus 68 años y encantadora, como siempre, la Preysler, junto a Jesús Vázquez, actual imagen de la firma, ha hablado de todo.

Desde lo feliz que se siente como abuela y cómo es la primera en apoyar todo lo que hacen sus hijos, hasta del procés independentista que vive Cataluña. Sincera y prudente, es la imagen viva de que a los 60 y tantos (68 en concreto) se puede con todo. A Isabel no le pesan los años.

Isabel, no hay Navidad sin el anuncio de Ferrero Rocher, tú y la cena en la casa del embajador…

Es verdad y eso que llevo años que no celebro la Navidad de esa forma, pero lo he hecho durante otros muchos. Ahora lo importante es celebrar el 30 aniversario de Ferrero Rocher en España y me siento muy honrada de que me hayan elegido para este acto.

¿Eres golosa?

Muchísimo. El chocolate es lo que más me gusta del mundo. Y además tengo la suerte de que puedo comer de todo porque no me altera el peso. Mi madre era así, como yo, pero yo me cuido más.

¿Qué vais a hacer estas navidades en casa de los Vargas Preysler?

Todavía no hemos planeado la Navidad, pero espero que todos o casi todos mis hijos y mis nietos estemos juntos en Madrid, Chábeli incluida. Seguramente voy a ir antes a Miami para ver a Ana y a Enrique y no sé si ellos luego podrán venir a España, pero confío que sí.

¿Tamara hará el menú de Navidad?

No creo. Puede que organice el menú, pero dudo que se meta en la cocina. La que se encargará será Ramona, nuestra cocinera; no podemos vivir sin ella.

¿Cómo ves a Tamara en Masterchef?

La veo muy bien. Trabajando mucho, pero a la vez está muy contenta y muy realizada. ¡Nos ha salido una estupenda cocinera en casa!

¿Creías que llegaría al final de Masterchef?

La verdad es que no confiaba mucho. Nos ha sorprendido agradablemente a todos. Creo que Tamara está pasando una época en la que se siente muy satisfecha, muy contenta, muy feliz en Masterchef y por eso está tan guapa. Ahora que ha dejado de grabar el programa, aunque todavía se está emitiendo, se dedica más a la moda.

El día que Mario presentaba su último libro, lucías un modelo de la firma de Tamara, TFP by Tamara Falcó, en blanco y negro. ¿Eres icono de la firma de tu hija?

Hago lo que puedo. En realidad es Tamara la que me aconseja a mí qué ponerme porque es mucho más entendida que yo.

Tamara se ha convertido en un personaje muy querido…

Es verdad. Mario (Vargas Llosa) acaba de volver de La Rioja y me ha dicho: "No sabes la cantidad de gente que me preguntaba por Tamara".

¿Te animarías tú a participar en Masterchef después de la experiencia de tu hija?

¡Qué va! Yo soy un auténtico desastre en la cocina.

Pero en cambio sigues al pie del cañón con todos tus compromisos. ¿Te ves con ánimos para seguir dando la cara?

Mi trabajo es muy bonito, así que mientras me quieran, aquí seguiré.

¿Cuándo te plantearías decir: hasta aquí llego?

Depende de varios factores: del físico y de que me encuentre bien, de que me guste la gente con la que trabajo porque tienes que creer en el producto que representas y también del presupuesto que disponga; esto último es importante, pero no fundamental.

Enrique Iglesias, tu hijo, viene a Madrid a actuar el 7 de diciembre. ¿Vas a ira a escucharle?

Por supuesto. Iremos todos. Los Preysler somos como la familia Cebolleta.

¿Cómo están los mellizos de Enrique?

Riquísimos. Les voy a visitar todo lo que puedo.

¿Qué destacarías de este 2019 que está a punto de acabar?

El nacimiento de mi nieto Miguel (el hijo de Ana Boyer y Fernando Verdasco). Ha sido el mejor regalo que he tenido en mucho tiempo.

¿Qué le pides al 2020?

Solamente puedo pedir por mis nietos.

¿Ejerces de abuela?

Me encanta hacer de abuela. Disfruto muchísimo.

¿Y Mario?

Si le vieras por un agujerito, no te lo creerías. Quiere coger a Miguel en brazos todo el tiempo, se pone contentísimo y cada vez que pasa por el cuarto del niño entra para darle un beso.

¿Tiene paciencia?

No hace falta porque es un niño muy bueno. Siempre está sonriente y contento, pero hay que entretenerle. Como se pasa el tiempo viajando está acostumbrado a moverse continuamente.

¿Habrá boda entre tú y Mario?

Mario y yo estamos muy bien, pero eso no quiere decir que pensemos en boda.

¿Cómo llevas el hecho de viajar tanto por todo el mundo, junto a él?

Pues lo llevo. Arrastrándome, porque Mario es incombustible.

¿Cómo está Mario (83) de la espalda? En la presentación de su último libro Tiempos recios le vimos apoyarse en un bastón.

Está bien. Ha tenido un problema de la vértebra última dorsal y se siente más seguro con bastón porque le han dicho que tenga cuidado con las caídas; se le puede volver a romper otra vértebra. Por cierto, el bastón se lo compré yo.

Isabel se posiciona ante el procés

La socialité no ha tenido el más mínimo problema en hablar de la situación ende Cataluña en cuanto se le ha pedido su opinión. Obviamente se posiciona al lado de su novio, el escritor peruano Mario Vargas Llosa, que se ha manifestado en favor del constitucionalismo y en contra de los independentistas catalanes.

Mario ha participado en manifestaciones en Barcelona, en contra de los partidos independentistas catalanes. ¿Recibe apoyos por su actuación?

Mucha gente se lo agradece y le manda ánimos para que mantenga su postura. Es realmente triste lo que está pasando en Cataluña. Muy, muy triste y no es fácil encontrar una solución. Mario ha vivido muchos años en Barcelona, justo cuando la ciudad condal era considerada casi casi como la capital de España y tiene mucho cariño y muchos amigos catalanes.

¿Has disfrutado leyendo el último libro de Mario. Tiempos recios?

Ya lo creo. Yo he tenido el privilegio de leerlo un poquito antes. El golpe militar perpetrado por Carlos Castillo Armas y auspiciado por Estados Unidos a través de la CIA derroca el gobierno de Jacobo Árbenz. Todos decían que era comunista cuando en realidad era un demócrata; fue una mentira que pasó por verdad. Mario cuenta eso en su libro y es realmente interesante.







Comentarios 0