elEconomista.es

Alejandro Sanz y su novia cubana, pura pasión en la Riviera Maya

30/10/2019 - 12:27

Alejandro Sanz y Rachel Valdés ya no se esconden. Empezaron su noviazgo hace poco más de dos meses y después de un comienzo discreto, presumen de amor como dos auténticos quinceañeros. Hace unos días, el cantante y la artista disfrutaron del tiempo libre en México y desataron su pasión en las playas de la Riviera Maya.

Ver esta publicación en Instagram

????

Una publicación compartida de Alejandro Sanz (@alejandrosanz) el

Besos, abrazos, miradas... Alejandro Sanz y Rachel Valdés no se cortaron ni un pelo a la hora de mostrar su pasión y dejaron claro que los 20 años que les separan (él tiene 50, ella 30) no son ningún inconveniente para ellos. Entre arrumacos y muestras de afecto disfrutaron de un refrescante baño, tal y como muestra Diez Minutos. La artista cubana, que protagonizó un breve romance con el también cantante Mick Jagger (76), lució una espectacular figura con un sensual bikini de estampado floral y colores flúor, mientras que el madrileño presumió de esos kilitos que te deja el verano entre cañas y tapas.

Atrás queda ya la historia entre Alejandro Sanz y Raquel Perera, madre de dos de sus cuatro hijos, Dylan y Alma, y su esposa en los últimos 12 años. Su círculo admite que la psicóloga lo está pasando realmente mal, hasta el punto de contemplar la posibilidad de mudarse a Nueva York y dejar Miami, donde vivía con el cantante, para no tener que cruzarse con la feliz pareja. Ninguno de los dos ha detallado los motivos de su separación, pero todo apunta a que fue la llegada de Rachel a la vida de Alejandro.

Lea también - La ex mujer de Alejandro Sanz, desgarrada por el dolor: "Son ganas de hacer daño"

No obstante, Raquel quiere mantener una relación cordial con el que todavía es su marido y no se ha opuesto a que la nueva novia de este conozca a sus hijos. Rachel también es madre de un niño de 5 años, fruto de una relación anterior, y al que no ve con la frecuencia que desearía, pues vive con su padre en Barcelona.







Comentarios 0