Actualidad

Merry Martínez Bordiú a la ministra Delgado: "¡Que la maldición de desenterrar a un muerto caiga sobre vosotros!"

Merry Martínez Bordiú fue la nieta favorita de Franco y uno de los dos familiares que pudieron estar dentro de la carpa con la que se cubrió el sepulcro de Franco mientras se procedía a la exhumación, pero sobre todo fue conocida en la prensa rosa por ser la mujer de Jimmy Giménez-Arnau, cuyo matrimonio duró dos años, y por la batalla campal que vivieron después de separarse tras dos años de matrimonio.

Este jueves fue noticia porque trató de provocar a los representantes del Gobierno comentando en voz alta que estaban asistiendo a una "profanación". Ni Dolores delgado, la ministra de Justicia, que asistía como notaria del Reino, ni el secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, ni el subsecretario de Presidencia, Antonio Hidalgo respondieron a las provocaciones y las han recibieron en absoluto silencio. Los tres representantes de gobierno presentes dentro de esa carpa ignoraron a Merry y sus comentarios en voz alta para criticar la decisión de exhumar a su abuelo.

El operario de la funeraria Humberto Sepúlveda usó mazas y radiales para levantar la lápida, bajó a la tumba y comprobó el pésimo estado del ataúd. Miró para arriba e informó, según fuentes de los asistentes citadas por El País: "Esto no se puede subir". El fondo del féretro estaba abombado por la humedad y con los laterales desvencijados. Sepúlveda no abrió la tapa, pero advirtió de que si se movía así se podía despedazar. Merry), que estaba sentada en el suelo tomando notas y a la que se ofreció una silla, se acercó nerviosa y leyó a la ministra un artículo del Reglamento Mortuorio. Y le lanzó una invectiva, según las mismas fuentes: "¡Que la maldición de desenterrar a un muerto caiga sobre vosotros!".Al funerario se le ocurrió fijar el féretro sobre una tabla y atarlo con unas cinchas rojas. Se envolvió en una funda para darle otra apariencia, que fue lo que todos vimos.

Merry Martínez-Bordiú (María del Mar) tiene hoy 63 años y dicen que era la nieta favorita del dictador, quizá por eso fue testigo en el proceso de exhumación junto a su hermano Cristóbal. Estudió restauración y vivió en Canarias y en las Islas Vírgenes. Su matrimonio con el conocido Jimmy Giménez-Arnau solo duró dos años,  pero nació una única hija de ambos, Leticia. Tras la tormentosa separación, Merry y Giménez-Arnau mantuvieron un tórrido y largo intercambio de reproches e invectivas. El contertulio y periodista escribió el libro Yo, Jimmy, mi vida entre los Franco, que recoge su versión junto al clan, desde la boda con Merry en 1977 en el pazo de Meirás, por la que la revista Hola pagó un millón de pesetas de las de entonces. Merry se casó en 1986 con el norteamericano Gregor Tamler, especialista en fitness y experto en artes marciales. Se divorciaron en 1991. aunque a él le dieron para ser conocido por todos y plasmar la experiencia en el libro Yo, Jimmy, mi vida entre los Franco.

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Carmen
A Favor
En Contra

Con la historia de desgracias en los Franco mejor no tentar a la suerte echando maldiciones.

Puntuación 1
#1
A Favor
En Contra

Uyyy que miedooo!!! Ahora la nietisima desaparecida convertida en gitana echandonos una maldicion..... Jajajajajaja

Puntuación -7
#2
As
A Favor
En Contra

No, si ya la tienen encima... van a ir a por las tumbas de sus antepasados en cuanto menos se lo esperen... ojo por ojo...

Puntuación 10
#3
nofuehechohistorico
A Favor
En Contra

es de mala suerte destruir tumbas. fijo que debió haber ido a follar luego de la exhumacion hay muchos que desean la fantasia de hacer un triosexual con la tiparraca y la montón.

Puntuación 2
#4