elEconomista.es

La Familia Real británica, en números: las fortunas de Meghan Markle y Kate Middleton

23/10/2019 - 18:02

¿Quién tiene más dinero: Meghan Markle o Kate Middleton? ¿Cuál es la verdadera riqueza de la reina Isabel II? ¿Cuánto dinero tiene el príncipe Carlos? Estas y otras preguntas quedan resueltas en el nuevo libro de Norman Baker, ex ministro y actual miembro del Consejo Privado. Bajo el título Lo que la familia real no quiere que sepas, el escritor desvela la fortuna de los miembros de la Familia Real británica y las estratosféricas cifras podrían crear un cisma en Reino Unido.

La que lidera esta particular clasificación es, por supuesto, Isabel II, cuyas riquezas se estiman en 1.600 millones de libras. Gran parte del dinero procede del contribuyente. Hay que recordar que la monarca no paga impuestos, lo que ha supuesto un coste de 900 millones de libras a las arcas públicas.

Por si fuera poco, la reina de Inglaterra posee una cartera de inversiones valorada en 500 millones, a lo que se suman los increíbles objetos de valor que tiene y entre los que destaca una colección de sellos de 100 millones de libras. El ducado de Lancaster, con diez castillos y fincas por todo el país, valoradas en 534 millones, le reportó el año pasado unos beneficios de otros 20 millones.

Su marido, Felipe de Edimburgo, recibe una asignación de 359.000 libras al año, pese a que está retirado de la vida pública. Según Norman Baker, el duque tiene una fortuna de 44 millones de libras. Esta cantidad está muy alejada de la del sucesor de Isabel II, el príncipe Carlos, que cuenta con unas riquezas que alcanzan los 100 millones de libras. Al margen de su asignación mensual, el marido de Camilla Parker Bowles también ingresa unos 20 millones anuales por el ducado de Cornualles. Al igual que su madre, no paga impuestos por ninguno de los múltiples terrenos que tiene repartidos por Reino Unido.

Sus hijos y nietos de la reina, los príncipes Guillermo y Harry, gozan de una situación económica muy parecida, ya que ambos tienen una fortuna estimada en 30 millones de libras. Gran parte de este dinero procede de tres fuentes de ingresos: los 14 millones que Isabel II puso a su disposición en un fondo fiduciario, los 13 millones para cada uno de la herencia de Diana de Gales y, por último, los 4 millones que reciben de forma anual por parte de su padre, el príncipe Carlos.

Las mujeres de los príncipes también tienen una situación privilegiada, si bien es cierto que las cantidades quedan muy lejos del resto de la Familia Real. Mientras que Kate Middleton posee unos 8 millones de libras, la fortuna de Meghan Markle supera los 3 millones.

En el caso de la esposa del príncipe Guillermo, las cuentas no son muy claras y se desconoce el origen de sus riquezas. No obstante, se sospecha que proceden de los increíbles regalos que les hacen a los duques de Cambridge: desde una villa privada en la isla de Mustique hasta una casa en una estación de esquí. También se incluye la colección de coches de alta gama que poseen.

Lea también - El primer mensaje en Instagram de Kate Middleton: ¿cortina de humo frente a los roces entre Harry y Guillermo?

En lo que respecta a la mujer del príncipe Harry, las cuentas son más claras, puesto que Meghan ya poseía 3 millones de libras antes de ser parte de la Familia Real gracias a su trabajo como actriz. Eso sí, casarse con el nieto de Isabel II le ha reportado grandes beneficios. Por ejemplo, ahora es dueña de una colección de joyas de 91 piezas, cuyo valor estimado es de 600.000 libras.

Lea también - Meghan Markle se pone morada en el Royal Albert Hall de Londres ante 2.000 jóvenes







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.