elEconomista.es

El futbolista Mohamed Salah desata la polémica por posar abrazado a Alessandra Ambrosio

23/10/2019 - 11:11

Mohamed Salah es un auténtico ídolo en Egipto, su país natal. El futbolista del Liverpool es un ejemplo para sus compatriotas, que le veneran casi como a un dios. Pero esa pasión desmedida tiene una parte negativa. Y es que cualquier acción del jugador se mira con lupa y va aparejada de una dura crítica si se considera que no sigue las normas de la religión mulsulmana. Esto es lo que le ha sucedido tras posar para una revista de moda con Alessandra Ambrosio.

La estrella egipcia fue elegido Hombre del Año por la revista GQ Middle East, lo que le llevó a protagonizar la portada del medio junto a la modelo brasileña, galardonada con el premio Fashion Icon. Ambos compartieron una divertida sesión de fotos en la que intercambiaron risas, confidencias y algún que otro abrazo.

El buen 'feeling' entre Salah y su compañera de posado ha desatado la polémica en Egipto, donde los sectores musulmanes más conservadores han cargado contra él, considerando que un hombre casado no debería de abrazar a Ambrosio de esa manera ni mostrarse tan cercano a ella.

Ver esta publicación en Instagram

@gqmiddleeast

Una publicación compartida de Mohamed Salah (@mosalah) el

Los ataques también han llegado a Instagram, donde Salah ha publicado un vídeo y varias imágenes de su sesión fotográfica con la brasileña. Bajo estos post, algunos de sus más de 33 millones de seguidores de la red social han censurado su actitud: "Me avergüenzas como musulmán" o "Imagina si una mujer musulmana hace esto", le decían.







Comentarios 1

#1
23-10-2019 / 18:21
ANTI-BASURA
Puntuación 0   A Favor   En Contra

UNA FU RCIA Y UN MORO-MIE RDA


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.