Actualidad

Carolina Bescansa arremete contra los medios que comentan su cambio de look: "Harta de ser evaluada por ser mujer"

Carolina Bescansa (Santiago de Compostela, 1971) ha incrementado notablemente sus apariciones públicas al retomar su carrera política de la mano de Íñigo Errejón, como candidata de Más País en La Coruña.

Después de su derrota en las primarias gallegas frente al candidato de Pablo Iglesias (Antón Gómez Reino), pataleó en los medios y la cofundadora de Podemos acabó abandonando su escaño, se alejó de la vida pública y de los medios de comunicación. Hace unas semanas reapareció en El Objetivo para hablar sobre su nuevo cargo en el partido de Errejón y en el programa de laSexta sorprendió a los espectadores con su espectacular cambio de imagen.

Luego, Bescansa ha visitado otros programas, como Espejo Público, en Antena 3, y la evidencia de que su aspecto general y su rosto han cambiado se recalcó. Durante su etapa de retiro, ha elegido una melena decolorada y un corte que le quita años, y sus retoques en su nariz, ojeras y pómulos son innegables.

Como es lógico, ante semejante metamorfosis, muchos medios, de El Mundo a esDiario, de Huffington Post a Libertad digital, de El Plural a la prensa regional, le han dedicado espacio, medios de todo el arco ideológico, incluido Informalia. Pero Carolina, que es personaje público, y aparece en televisión, prefiere la censura soviética a la libertad de información, y cree que la libertad de expresión es en realidad un acto de machismo, y asegura que los comentarios sobre su aspecto se publican porque es mujer. "Para que no nos falte de nada en esta campaña, una inyección de machismo puro, esta vez con forma de noticias falsas recién elaboradas en las cloacas por personas disfrazadas de periodistas. Harta de ser evaluada por mi aspecto físico sólo por ser mujer", dice en un tuit.

Olvida que los medios nos hacemos eco de cambio en hombres, sea porque Ignacio Aguado, de Ciudadanos, se ha hecho un injerto capilar o porque el Rey de España se ha dejado crecer la barba. No vimos a Bescansa decir nada contra su ex compañero Juan Carlos Monedero hablaba públicamente de la condición sexual de Felipe VI, por ejemplo. 

La familia millonaria de Bescansa

Dinero para cambiar de aspecto no le falta a Bescansa, que pertenece a una de las familias más importantes de la capital gallega. La cofundadora de Podemos, ahora en las filas de Más País con Íñigo Errejón, es descendiente de uno de los clanes más conocidos de la ciudad, una saga que poco o nada tiene que ver con la proyección pública e ideológica que exhibe la politóloga y es por eso que desde fuentes familiares se la considera la oveja negra de la familia. En las reuniones entre las dinastías médicas y universitarias en la residencia Bescansa de la isla de la Toja se evitan las preguntas que en el seno de la propia familia tachan de "innecesarias e incómodas". Carolina tiene una hija de la que habla en las entrevistas y a la que ha exhibido en público como es sabido, pero no habla de su pareja.

La residencia familiar de sus padres, Fermín y Adelina, se sitúa en una de las zonas más exclusivas de la zona nueva de Santiago, en la Avenida de La Coruña, adonde la hoy candidata regresa a menudo, donde ve a su madre, una mujer canaria que llegó a Galicia para estudiar Farmacia. Bescansa también mantiene contacto con sus seis hermanos, aunque no tanto con el resto de sus familiares.

Los Bescansa son una dinastía académica y empresarial que comenzó con la creación de los primeros laboratorios farmacéuticos por parte de su abuelo, Ricardo Bescansa. De entre los siete hijos del patriarca, el padre de Carolina, Fermín, se convirtió en médico anestesista. El resto de los tíos de Carolina también se dedicaron al mundo de la salud y de la empresa, con gran éxito. El prestigio social de la familia es conocido en toda Galicia.

Carolina demostró desde muy niña una gran inteligencia y ya en el instituto Rosalía de Castro, uno de los centros más prestigiosos de Santiago, destacaba por sus brillantes resultados. Después estudió en la universidad y se trasladó a Madrid, donde se unió a otras personas de la burguesía que también giraron ideológicamente primero hacia el nacionalismo gallego y mas tarde hacia la izquierda, no precisamente moderada.

Carolina es la menor de las Bescansa y era la niña mimada de la familia pero además destacaba por su enorme capacidad y brillantez académica y su encantador comportamiento en las reuniones de sociedad. Pasaba los veranos Vilanova de Arousa (Pontevedra) y en una pazo que tenían sus abuelos en Bueu (Pontevedra).

Uno de los tíos de Carolina, José María Bescansa, contrajo matrimonio con Chocha de la Gándara y sacaron adelante la empresa Televés. "La tía Chocha", como la llamaba su sobrina, fue presidenta de la Cruz Roja. Elegante, cultivada y con don de gentes, mantenía una intensa agenda social derivada de su cargo y de su posición social. Fueron muy amigos del expresidente Manuel Fraga, y de Xerardo Estévez, Alcalde de santiago en su día, e incluso los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía conocieron a la abuela de Carolina, una mujer comprometida en la filantropía.

La llegada y posterior popularización a nivel nacional de Carolina Bescansa en el panorama político nacional, convertida en personaje público, fue algo demoledor para una buena parte de esta familia tradicional y conservadora de Galicia. Antes de ser famosa y salir a diario en los teldiarios o dando el pecho a su hija en el Congreso, había sido de una discreción extraordinaria. La mayor parte de sus familiares tratan de eludir a la prensa siempre, especialmente cuando se les pide que contesten a preguntas sobre las convicciones políiticas de su sobrina.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin