elEconomista.es

El cambio radical de Carolina Bescansa cuesta casi 5.000 euros: blefaroplastia, rinoplastia y más

17/10/2019 - 17:33

La candidata de Mas País reapareció el pasado mes de septiembre en televisión con una imagen prácticamente irreconocible. Además de haber cambiado su pelo moreno por un rubio platino, su rostro parecía más afinado y liso, y es que Carolina Bescansa, de 48 años, ha aprovechado su paréntesis político para rejuvenecer a lo Benjamin Button.

Así nos lo confirma la doctora Natalia Ribé, especialista en Medicina Estética en el Institut Dra. Natalia Ribé y miembro de Top Doctors: "En mi opinión, Bescansa ha combinado tratamientos médico estéticos con tratamientos quirúrgicos para afinar los rasgos y reposicionar la inversión de los volúmenes perdidos, el conocido triángulo de la juventud", dice la experta consultada por Informalia.

Según la doctora, Bescansa ha recurrido a "la terapia inductora de colágeno para reposicionar los tejidos y a un relleno de pómulos". El primer tratamiento, también llamado Microneedling, consiste en realizar múltiples pinchazos con microagujas para despertar la producción de colágeno y obtener un rejuvenecimiento natural de la piel. Su coste oscila entre los 200 y los 400 euros la sesión y suele realizarse más de una. El relleno de pómulos, sin embargo, se puede llevar a cabo de dos maneras: con inyecciones de ácido hialurónico que deben repetirse cada ocho o diez meses; o en quirófano con anestesia local y resultados definitivos, con un coste de 300 euros, aproximadamente.

Pero eso no es todo. La doctora Natalia Ribé afirma que Bescansa también podría haberse realizado "una blefaroplastia de párpados superiores y algún retoque nasal, rinomodelación o similar". Estas son las intervenciones más evidentes en el rostro de Carolina: la primera consiste en una cirugía de párpados para acabar con las bolsas que requiere quirófano y cuyo precio se acerca a los 3.000 euros; la segunda en un cincelado de la nariz, que Bescansa luce ahora más fina, y que te permite modificarla con un sencillo relleno y sin pasar por el bisturí. Cuesta unos 300 euros.

Lea también- Bescansa: la fortuna de su familia procede de un crecepelo

Bescansa, la escudera de Errejón

Bescansa, que ha regresado a la primera línea de la política de la mano de Errejón y Más País, llevaba casi un año 'desaparecida'. Carolina, cuya imagen amamantando a su bebé en el Congreso dio la vuelta al mundo, fue una de las cofundadoras de Podemos y dimitió de su cargo por discrepancias con Pablo Iglesias. Desde entonces, había ocupado un discreto segundo plano y estaba más volcada en su familia.

Bescansa vive en Galapagar (cerca de Iglesias e Irene Montero) con sus dos hijos, a los que cría solo como madre soltera. Es la hija rebelde de una familia acomodada y muy conservadora de Santiago de Compostela, dueños de los Laboratorios Bescansa. Doctorada en Ciencias Políticas y Sociología, realiza análisis en los que describe las tendencias electorales que ayudan a configurar las estrategias de su partido.







Comentarios 4

#1
17-10-2019 / 18:43
ASQUEROSA
Puntuación 3   A Favor   En Contra

MENUDA PUE RCA

#2
17-10-2019 / 22:13
El asesino che guevara
Puntuación 8   A Favor   En Contra

jajaja... como les gusta el dinero a los rojos y después dicen que ayudan a los pobres, sí, a los pobres cirujanos, inmobiliarias, bancos, etc... jajaja... hay que ser tonto para votar a estos vende humos.

#3
18-10-2019 / 09:42
pascu
Puntuación -4   A Favor   En Contra

Hay que decir que a la mujer le hacía falta, como a la Fdez. de la Vega o a la reina. En determinados casos la cirugía está justificada

#4
18-10-2019 / 11:52
FA
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Son todos iguales. Unos venden Trabajo y Otros venden comunismo, pero al final lo que realmente quieren es forrarse. Como la Colau que parece una pija.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.