elEconomista.es

María Lapiedra: de ser la musa del independentismo a ausentarse de un acto por miedo en Barcelona

17/10/2019 - 17:32

El pasado de María Lapiedra guarda episodios tan rocambolescos como el que protagonizó en abril de 2011, cuando se desnudó a las puertas del Parlamento de Cataluña, en Barcelona, para defender la independencia del pueblo catalán. La ex actriz llevaba una estelada y decía: "Es tiempo de luchar por lo que es nuestro. El cielo de Cataluña es azul. Si quieres resultados, Laporta presidente".

Pero los años pasan y Lapiedra dejó de ser la musa del independentismo para convertirse en una persona totalmente apolítica. Ahora no solo no apoya el separatismo catalán, sino que también tiene miedo de la corriente radical que se ha despertado estos días.

Lea también - María Lapiedra: "Dinio se drogaba mucho y quiso comerse a mi gato"

De hecho, el temor a los actos vandálicos de Barcelona provocó que María y su pareja, Gustavo González, residentes en Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona), no acudieran al estreno de El jovencito Frankenstein este miércoles en el Teatro Tívoli. Según cuenta El Español, ellos eran las grandes estrellas de la noche, pero optaron por quedarse en casa y proteger su integridad. El embarazo de Lapiedra fue otro de los motivos de peso para no ir a la función.

Lo cierto es que la decisión de la ex actriz de cine X y el tertuliano de Sálvame es de lo más comprensible, ya que los violentos tomaron de nuevo la Ciudad Condal por la noche y convirtieron las calles en una guerra contra las fuerzas del orden.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.