elEconomista.es

David Trueba, Viggo Mortensen y Ariadna Gil: el drama amoroso que contó Javier Cercas, Premio Planeta

16/10/2019 - 14:01

Javier Cercas es el nuevo Premio Planeta. Está casado con Mercè Mas, con quien tiene un hijo, Raúl, que estuvo con él en la gala de entrega este martes 15 de octubre. Pero no es su vida personal de la que al cacereño de 57 años le gusta hablar.

El Premio Planeta Javier Cercas narró en su libro Un monarca entre las sombras el drama sentimental del director de cine, escritor y articulista David Trueba. En la obra narra al detalle el triángulo amoroso entre su amigo David Trueba, su entonces mujer y madre de dos hijos, Ariadna Gil, y el actor Viggo Mortensen, su actual pareja. Recordemos que Trueba adaptó al cine Soldados de Salamina, de Cercas, y que la actriz catalana hizo el papel (en versión mujer) del protagonista de la novela.

Ariadna Gil coincidió con Mortensen durante el rodaje de Alatriste cuando todavía era la mujer del columnista de El País. El matrimonio no resistió el encanto de Mortensen, que enamoró a la actriz. Cercas cuenta cómo Trueba había decidido asumir, con todo el dolor que ello implica, que la felicidad de su mujer estaba por encima de todo y hasta explicaba que comprendía que Ariadna se enamorara de un tipo que además de alto y guapo es una persona extraordinaria: "Es muy guapo y muy rico y hasta tiene los ojos azules. El problema es que el hijo de perra es un tipo estupendo, una persona buenísima y un actor cojonudo. ¿Cómo quieres que me cague en él?", decía. Según Cercas, Viggo es "uno de esos tipos con los que todas las mujeres sueñan, con razón".

Cercas, catedrático de Literatura en Gerona pero extremeño de nacimiento, veía a su amigo envejecido, "se apagó, su pelo se entretejió de blanco", reza un párrafo del libro. Le pidió que respondiera, que se indignara, que insultara a su ex o al novio de su ex: "Una cosa es ser un caballero y otra ser un imbécil", le decía Cercas a Trueba.

Lea también: Ariadna Gil acompañará a Viggo Mortensen en los Oscar por primera vez

"Un día, mientras me contaba que acababa de verla para hablar de los niños, como hacía a menudo, se desmoronó y empezaron a correrle las lágrimas por las mejillas. Sintiéndome impotente, le dejé llorar; luego le dije con rabia que se estaba equivocando", escribió Cercas. "Preocúpate de ti, coño', le dije furioso. Olvídate de esa mujer. Y desahógate un poco. No pasa nada. Llámala bruja a ella y a él sinvergüenza. Mira, mira repite conmigo: ¡Sinvergüenza! Pruébalo, ya verás, te sentará de puta madre".

Entonces Cercas apuntó hacia Ariadna Gil: "¡Cágate en tu mujer!". Y Trueba, de nuevo, respondió: "¿Cómo se te ocurre? Además en el fondo la culpa de todo es mía. ¡Pero si casi fui yo el que terminé de convencerla de que estaba enamorada de ese cabrón y de que se largara con él!".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.