elEconomista.es

El príncipe Harry rompe a llorar al hablar de su hijo Archie en público

16/10/2019 - 12:48

El duque de Sussex dejó atónitos a los asistentes a la entrega de premios de la fundación WellChild, que tuvo lugar este martes en Londres, cuando su voz se rompió en mitad de su discurso. Hablaba de su hijo Archie, cuya llegada al mundo le ha cambiado por completo.

El príncipe Harry, muy comprometido con las causas sociales y especialmente las relacionadas con menores, pronunció su discurso ante la atenta mirada de Meghan Markle y un teatro a rebosar. "El año pasado cuando mi mujer y yo asistimos, sabíamos que estábamos esperando nuestro primer hijo, nadie lo sabía en ese momento, pero nosotros sí", comenzó a decir el nieto de Isabel II antes de emocionarse. El público lo acompañó con un caluroso aplauso mientras la presentadora de la gala le tocaba el brazo en señal de apoyo. "Lo siento", se excusó Harry, que por fin continuó: "Recuerdo apretar la mano de Meghan durante los premios, los dos pensando en cómo sería convertirse en padres algún día y más aún cómo sería hacer todo lo posible para proteger y ayudar a nuestro hijo, si hubiera nacido con algún desafío que requiriese atención inmediata o se hubiera puesto mal pasado el tiempo. Y ahora como padres, estar aquí para hablaros a todos vosotros toca la fibra de mi corazón de una manera que no podría haber comprendido antes de tener mi propio hijo".

El príncipe es patrono de la fundación We Child, que ayuda a niños enfermos. Durante la gala, tanto él como Meghan compartieron charlas y risas con muchos de los pequeños galardonados e incluso desvelaron uno de los misterios que envuelve al pequeño Archie: su color de pelo. Una niña pelirroja les preguntó si el bebé también era pelirrojo y Harry lo confirmó: "Meghan nos ha dicho que sí, y Harry ha confirmado que definitivamente es pelirrojo. Dice que se le nota en las cejas", dijo la niña.

Ver esta publicación en Instagram

This evening, The Duke and Duchess of Sussex attended the annual #WellChildAwards in London. WellChild aims to ensure every child and young person living with serious health needs has the best chance to thrive with the support and medical care needed in the comfort of their own home. The Duke of Sussex became Patron of WellChild in 2007, and last year both The Duke and Duchess attended the awards to honour the children and families that WellChild supports. The Duke, who first came to these awards over a decade ago, shared in his remarks tonight: "Last year when my wife and I attended we knew we were expecting our first child - no one else did at the time, but we did - and I remember squeezing Meghan's hand so tightly during the awards, both of us thinking what it would be like to be parents one day, and more so, what it would be like to do everything we could to protect and help our child should they be born with immediate challenges or become unwell over time. And now, as parents, being here and speaking to all of you pulls at my heart strings in a way I could have never understood until I had a child of my own." • To find out more about tonight's event and how you can support this very special organization, please visit @WellChild Photos ©? PA images

Una publicación compartida de The Duke and Duchess of Sussex (@sussexroyal) el

Los duques de Sussex lucieron una amplia sonrisa a pesar de que las últimas semanas no han sido las mejores para ellos. Hartos de los continuos ataques que recibe Meghan Markle por parte de los tabloides británicos, el príncipe ha decidido demandarla para detener el "acoso" que sufre su esposa: "Mi esposa se ha convertido en una de las últimas víctimas de la prensa sensacionalista británica, que realiza campañas contra personas sin tener en cuenta en las consecuencias: una campaña despiadada que se intensificó el año pasado, durante todo el embarazo y mientras se encontraba criando a nuestro hijo recién nacido", decía el comunicado de Harry.

Lea también: Harry demanda a la prensa: "Perdí a mi madre y ahora veo a Meghan como víctima"

"Esta propaganda implacable tiene un coste humano, especialmente cuando es deliberadamente falsa y maliciosa, y aunque hemos querido parecer valientes, no puedo describir siquiera lo doloroso que ha sido (...) Este es un juego que no estamos dispuestos a jugar en ningún momento. He sido testigo silencioso de su sufrimiento privado durante demasiado tiempo (...) Mi mayor miedo es que la historia se repita. He visto lo que sucede cuando alguien que amo se convierte en mercancía hasta el punto de que ya no son tratados o vistos como una verdadera persona. Perdí a mi madre y ahora veo a mi esposa ser víctima de las mismas fuerzas poderosas".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.