elEconomista.es

Rocío Carrasco pide al juez que obligue a Antonio David Flores abandonar GH

16/10/2019 - 0:28

Antonio David Flores tiene la vida bastante más complicada fuera que dentro de la casa. Sus problemas judiciales siguen su curso y, aunque sus abogados intentaron aplicar un paréntesis y que se postergara la demanda de Rocío Carrasco hasta su salida de la casa, su ex ha vuelto a enviar otro escrito pidiendo que el pago y su salida de la casa sean "inmediatos porque lo que quiere es dilatar el proceso".

Si el juzgado acepta la versión de Carrasco, Antonio David tendrá que abandonar la casa, lo que afectará a sus ingresos como concursante, tendrá que pagar la fianza y ,de paso, hacer frente a la reclamación de Hacienda.

El escrito de Rocío Carrasco es tan claro como inusitadamente basto: "La notificación personal de apertura de juicio oral debe ser inmediata y en el órgano que conoce la causa. El escrito presentado del contrario nos parece una auténtica desfachatez, entendemos que se trata de una acción torticera amparada en un supuesto derecho de defensa".

Mientras tanto, Antonio David permanece en la casa, aparentemente tranquilo, tanto, que ya ha recibido la primera reprimenda de la audiencia por estar impasible y no posicionarse en ningún conflicto de la casa.

La relación de hechos es la siguiente: la jueza impone una fianza a Antonio David de 80.000 euros; Antonio David lo recurre; Rocío Carrasco intenta impugnar ese recurso con el objetivo de que pague. El juzgado tiene la última palabra y cabe la posibilidad de que sea citado para la vista.

Según Antonio David, "cuanto más tiempo esté dentro de la casa, más dinero gano". Y dinero le hace falta porque, además, tiene un procedimiento abierto por la Agencia Tributaria.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.