Actualidad

Borja Thyssen y Blanca Cuesta irán a juicio: se enfrentan a tres años de prisión y a una multa de un millón

Borja Thyssen y Blanca Cuesta tendrán que sentarse en el banquillo por diferentes delitos fiscales. El hijo de la baronesa Thyssen y su mujer están acusados de fraude fiscal por desviar capitales desde una de sus empresas y también por no declarar a Hacienda cinco millones de euros que Borja recibió de la herencia de su padre. En total, se enfrentan a tres años de prisión y a una multa de un millón de euros.

El hijo de Tita heredó los cinco millones de Carvaggio Trust, una de las colecciones del barón Thyssen, y alegó que no los declaró porque estaban exentos de IRPF. "Se ha aportado prueba de descargo indubitada e incontestable respecto a que la cantidad de cinco millones de dólares no son rendimientos como mantiene la Agencia Tributaria, sino una disposición de patrimonio y en consecuencia exenta de tributación en el IRPF", justificaron en su defensa, tal y como recoge El Confidencial

Lea también - Leo Messi arremete contra Hacienda tras ser multado por fraude: Se enseñaron conmigo

La Fiscalía, en cambio, ha desestimado su recurso, explicando que "es una resolución de impulso procesal que el instructor dicta una vez analizadas todas las diligencias practicadas y llega a la conclusión de que existen indicios suficientes para continuar el procedimiento y llegar a la fase de enjuiciamiento".

No es el único delito al que tendrán que hacer frente, pues la sección nueve de la Audiencia Provincial también les acusa de transmitir las acciones de su empresa, Cas Carpeto SL, a diferentes sociedades de Holanda. Según recoge este mismo medio, se trata de "un escalón tradicional de camino a paraísos fiscales como las Antillas Holandesas".

La Fiscalía sostiene que por esta venta obtuvieron hasta 3,8 millones de euros, pero ellos solo declararon 2,2 millones, "ocultando por tanto a la Hacienda Pública la cantidad de 1.586.037,39 euros". En el recurso presentado por Borja y Blanca, defienden que parte de las acciones de esta sociedad eran de otra empresa, Cariben Breeze, aunque la fiscalía alega que Cas Carpeto SL era totalmente propiedad de ellos (un 70% de Borja y un 30% de Blanca).

Así, la Fiscalía defiende que "la adquisición de las participaciones sociales de Cas Capetó de modo descrito constituyó un negocio jurídico simulado". Asimismo, se les acusa de no tener actividad económica con esta empresa, en la que su principal activo era una casa de Ibiza sin personal contratado. Sin embargo, por esta sociedad se embolsaron hasta 9,7 millones de euros, aunque Borja defiende que procedían de un crédito que él mismo había concedido a esta compañía.

Por estos delitos, Thyssen y Cuesta se tendrán que sentar en el banquillo de los acusados, después de negarse a buscar una condena en conformidad a menos de dos años, que supone la suspensión del ingreso en prisión.

Lea tambiénJesús Vázquez, indignado: "Es falso que deba nada a Hacienda" 

Borja, además, tendrá que hacer frente a otros enredos judiciales, pues la fiscalía y la Agencia Tributaria también le acusan de fingir la residencia que posee en Andorra, donde recibió 1'4 millones de euros por unas exclusivas que concedió a la revista Hola en el año 2007, cuando se casó. Su nombre también aparece en los papeles de Panamá como dueño de la sociedad estadounidense Gobrach LLC, cuyas cuentas manejaba en Andorra.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin