elEconomista.es

La reina Letizia padece un complejo que le impide enseñar una parte de su cuerpo

10/10/2019 - 13:44

Se acercan días señalados en la agenda de Letizia con rotulador gordo: este 12 de octubre todo el mundo estará pendiente de su look tanto en el desfile de las fuerzas armadas como en la posterior recepción de palacio. Hace un tiempo veraniego en Madrid y la previsión es que siga así pero sabemos una cosa: no llevará falda por encima de la rodilla. Para explicarlo, volvemos la vista atrás. 

El pasado mes de diciembre, días antes de lucir espléndida en la celebración del 40 aniversario de la Constitución, Informalia publicó que la reina salió de compras con su estilista, Eva Fernández, por el centro de Madrid. Vestida de manera informal, con pantalón, un coleta y sin pizca de maquillaje, Letizia entró a un conocido establecimiento que tiene en Madrid la firma italiana Bottega Veneta.

Lea también: Peñafiel dice que Letizia "está obsesionada" con su físico y rescata la foto de su cara recién operada

Llegó acompañada por su estilista, Eva Fernández, y dejaron boquiabiertas a las empleadas de la tienda, pues no habían avisado de su visita. Como dos clientas más, analizaron la colección y seleccionaron diez vestidos para que les fueran enviados a Zarzuela en los próximos días. Aquí elegirán unos y devolverán otros, procedimiento habitual.

Cuando una de las empleadas le preguntó a la reina cómo quería el largo de la falda, ella le indicó: "Por la rodilla, pero no por protocolo, es que tengo las rodillas muy feas", le dijo Su Majestad.

Lea también: Los reyes y sus hijas, rendidos a la magia del violinista Ara Malikian

Desde entonces, la reina, que cumplió 47 años el pasado 15 de septiembre, ha ampliado su armario y ha probado nuevas marcas tanto en vestidos como en complementos, como bolsos o carteras de mano.

Pero con ningún outfit enseña las rodillas.  la Reina puede presumir de contar con una figura estilizada y cuidada, envidiable. De hecho, aunque nunca fue ni mucho menos su prenda más habitual pero tampoco era insólito encontrar a doña Letizia luciendo minifaldas o trajes mini, como en algunos ejemplos con los que hemos ilustrado este post. Pero todo terminó en el verano de 2018. Desde entonces, nadie ha visto las rodillas de la reina.

De un tiempo a esta parte una de sus prendas fetiches son las faldas y vestidos midi. La mujer de Felipe VI le dijo en esta ocasión a la vendedora que tenía las rodillas feas pero tal vez sea demasiado severa consigo misma. Es mujer muy delgada y que se cuida mucho. El yoga, por ejemplo, es una práctica muy recomendable para mantener unas rodillas perfectas.

Expertos consultados por Informalia no descartan incluso que se haya tocado esa parte de su cuerpo, como ha hecho con otras, y a sea perfilarse la nariz, los pómulos, los labios o el pecho.

Cómo tener unas rodillas perfectas

Las rodillas, como los codos, están en constante movimiento y entre los 35 y los 40 años comienzan a acusar el paso del tiempo: la piel se deshidrata, se pone flácida y comienzan a aparecer las arrugas. En algunos casos también se oscurece la piel de estas zonas. Para muchas personas, las rodillas delatan el paso de los años más que ninguna otra parte del cuerpo, incluso el rostro. 

Los tratamientos más efectivos para el rejuvenecimiento de codos y rodillas y los que consiguen mejores resultados suelen ser la combinación de varios métodos.

La mesoterapia consiste en tratar las zonas con microinyecciones de diferentes sustancias como vitaminas, aminoácidos, oligoelementos o silicio orgánico. La combinación y proporción de estos elementos se hace en función de las necesidades de cada paciente. Lo habitual es hacer de 4 a 12 sesiones en un año.

La Carboxiterapia utiliza la carboximetilcelulosa o la hidroxiapatita, para conseguir que el cuerpo genere más colágeno de forma natural, lo que a su vez mejora el aspecto de las rodillas. Los resultados se suelen notar de forma casi inmediata, pero requieren mantenimiento para que se prolonguen a lo largo del tiempo.

Ácido hialurónico tembién tiene una gran cantidad de usos dentro del mundo de la medicina estética y también se aplica en estos casos. Las técnicas más avanzadas implican dormir el área a tratar con crema anestésica y hacer infiltraciones de ácido hialurónico en la zona para conseguir crear una malla regeneradora bajo la piel. Después, se aplica frío en la zona tratada y la paciente puede volver inmediatamente a su vida normal.

También se usa Radiofrecuencia y ultracavitación. Ambas técnicas dan buenos resultados a la hora de rejuvenecer el aspecto tanto de los codos como de las rodillas, pero si se aplican conjuntamente el resultado es mejor porque resuelven problemas distintos que se complementan

Con la radiofrecuencia de aplicación directa sobre rodillas se reducir el exceso de piel que con frecuencia se acumula justo encima de estas articulaciones. La ultracavitación implica el uso de ultrasonidos que se encargan de hacer estallar los adipocitos y logran reducir la grasa acumulada. El resultado es que las rodillas adquieren un aspecto mucho más liso. 

En cuanto a intervenciones quirúrgicas, no son tan frecuentes pero hay tratamientos nuevos como el que recibió Demi Moore, diez años mayor que nuestra reina. La ex de Bruce Willis contó con cirujanos para eliminar la piel sobrante para que toda sus rodillas lucieran más tersas. El inconveniente de una operación de este tipo es que esconder cicatrices en las rodillas y en los codos resulta muy complicado. La paciente consigue que la piel se vea más estirada, pero a cambio se van a ver las cicatrices de la intervención.

Prevención

No podemos luchar contra el paso del tiempo, pero sí podemos tomar medidas para que los signos del envejecimiento en zonas tan delatoras como los codos y las rodillas se noten menos.

Lo primero que hay que hacer es una buena exfoliación de estas zonas entre una y dos veces a la semana. Si la zona se ha oscurecido por el paso del tiempo puedes aplicar remedios caseros, como frotar las áreas afectadas con medio limón unas tres veces por semana y hacerlo además por la noche para que el sol no cause la aparición de manchas en la zona de la piel que ha sido tratada con el cítrico.

Otro aspecto básico es la hidratación. Para conseguir buenos resultados se deben hidratar los codos y las rodillas todas las noches.

El deporte como alternativa

El deporte no te va a evitar envejecer, pero si tienes unos músculos fuertes habrá menos piel flácida y, por tanto, la zona de codos y rodillas se verá mejor.

Al practicar deporte hay que tener especial cuidado con las articulaciones, puesto que pueden resultar dañadas. Pero también hay ejercicios específicos que puedes hacer para reforzar esta zona de tu cuerpo; no solo mejorarás su funcionalidad, sino también su estética.

El spinning, el yoga, el pilates, el pádel o el entrenamiento con pesas son una buena opción para trabajar tus articulaciones y mantenerlas en buen estado.

Cuidado al sol

Todos sabemos lo nocivo que puede ser el sol para la piel y lo importante que es aplicarse un buen protector solar; lo que quizá no sepas es que si tomas una serie de precauciones al tomar el sol también mejorarás el aspecto de tus rodillas y codos.

Lo primero que debes hacer es aplicar protector solar también en estas zonas. Además, al tomar el sol procura mantener las rodillas estiradas lo máximo que puedas, así evitas que el sol incida más en las rodillas y las deje más oscuras que el resto de la piel.

Alimentación e hidratación

Para que tus articulaciones luzcan el mejor aspecto posible no debes olvidarte de seguir una dieta sana en la que no falte ninguno de los nutrientes que son esenciales para tu cuerpo. Tampoco debe faltarte una buena hidratación. Para ello, los expertos recomiendan tomar unos dos litros de agua al día.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.