elEconomista.es

Marcos de Quinto se refugia en su familia tras el escándalo de sus impuestos

10/10/2019 - 9:53

Marcos de Quinto es trending topic este jueves porque el diputado y responsable del área económica de Ciudadanos declaró en 2018 por el Impuesto de la Renta en Portugal, donde vivió algo más de tres meses, en un régimen con elevadísimos beneficios fiscales para millonarios extranjeros que adquieren una vivienda de alto standing y se convierten en residentes en el país vecino, cosa que hizo. Tal y como adelanta elEconomista, De Quinto  no tributó por su renta mundial en ningún país, lo que hubiese elevado los tipos progresivos por encima del 40%y en Estados Unidos (en Georgia, Nueva York y por la tasa Federal) y España tributó como no residente, lo que supone la aplicación de menores tipos que en el caso de los residentes, lo que le supuso un ahorro importante en su tributación en España. Lea aquí la noticia completa. 

Pero mientras el actual número 2 de Albert Rivera en Madrid puede suponer con estas noticias, la puntilla para la formación naranja, en caída pibre de cara a al 10-N según las encuestas, el ex ejecutivo de Coca Cola disfruta de su vida de rico, felizmente casado, y padre reciente.

Agnóstico, sentimental y pragmático a la vez, Marcos de Quinto declara un patrimonio personal de más de 50 millones de euros  y se justifica con contundencia: "Todo lo que tengo me lo he ganado y pago tres millones al año de impuestos", ha dicho. Como vicepresidente de la multinacional tenía un salario de 7,5 millones de euros.

En la provincia de Cuenca, en Pajaroncillo, De Quinto y su esposa tienen una mansión de 800 metros cuadrados en una finca de más de 200 hectáreas. En Madrid dispone de otra gran casa en Torrelodones, en una finca de miles de metros cuadrados. Un chalé de veraneo en Marbella, casas en Lisboa y un imponente apartamento en Nueva York dan una idea de su poderío patrimonial. 

Marcos de Quinto no es de esos personajes obsesionados con esconder su vida privada. A menudo ha hablado de su patrimonio o de su experiencia como responsable mundial de marketing en Coca-Cola. El ejecutivo ahora fichado por al partido de Albert Rivera había decidido hace poco más de un año relajar su vida profesional y se fue de Coca Cola.

Lea también: El ex vicepresidente de Coca Cola, Marcos de Quinto, espera un hijo con la soprano Angélica de la Riva

Disponía ya de una fortuna suficiente, que ahora conocemos, y que le permitía a su edad (60 años) disfrutar de su matrimonio con la soprano cubano-brasileña Angélica de la Riva, con quien se casó en octubre de 2017 en en la catedral de Cuenca, que se celebró durante varios días en el Parador de la ciudad. Se habían conocido un año antes a través de un amigo común en Nueva York. Antes de asentarse de nuevo en Madrid para iniciar su carrera política, el empresario y su mujer vivían entre la capital de España, Cuenca, Atlanta, Nueva York y Lisboa.

Amores muy conocidos

De Quinto es hijo de un empresario (que escribía y dirigía obras de teatro) y de una actriz, lo cual tal vez explique que algunas de las mujeres de su vida sean actrices o estén relacionadas con el mundo artístico o la moda. En 2005, tras separarse de la madre de sus hijos, comenzó una relación con la periodista la periodista Teresa Viejo, con quien salió hasta 2011. Lugo estuvo con Candelas, hermana de la modelo y actriz Inés Sastre dos años.

Ahora, y salvo los disgustos que las últimas noticias aparecidas puedan ocasionarle,  Marcos de Quinto es feliz al lado de su mujer, con quien ha tenido a su cuarto hijo. Ya tenía otros tres: Marcos y Javier  son fruto de su matrimonio con la directora de Administración en Colomo Producciones Cinematográficas, Elena Mangada. Ambos están vinculados al mundo artístico. Marcos, el primogénito, es productor de vídeo y director general en RecLion. Tiene otra hija, Alejandra. Ahora tendrá que compaginar la política con cambiar pañales. De lo primero ya sabe. 







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.