elEconomista.es

Amenábar, bajo el fuego de los que boicotean su película: "Consiguen que venga más gente a verla"

9/10/2019 - 10:38

Alejandro Amenábar presentó este martes en Valencia su nueva película sobre la Guerra Civil, Mientras dure la guerra, en los mismos cines donde el pasado jueves un grupo ultraderechista boicoteó su obra irrumpiendo en la sala, desplegando una bandera de España en la pantalla y profiriendo gritos fascistas, como "¡viva Cristo Rey"!

El ganador de un Oscar y nueve premios Goya ha hablado de este incidente, recordando el gran éxito que está cosechando en taquilla: "Están consiguiendo lo contrario: que a más gente le despierte la curiosidad y quiera ver la película", dice el cineasta de origen chileno.

Los seis ultras de España 2000 (asociación de ultraderecha) irrumpieron en el inicio de la película bajo el grito de Viva España, al mismo tiempo que lucían alguna que otra consigna franquista y ensalzaban una pancarta con la intención de boicotearla. Este suceso, que se hizo viral en las redes sociales y llegó hasta los oídos de Amenábar, provocó que muchos de los asistentes abandonaran la sala. Mientras, los boicoteadores se quedaron hasta el final y, a su salida, fueron identificados y denunciados por la Policía Local.

Lea tambiénAlejandro Amenábar y su ex marido hacen las paces a pie de urna gracias a Ciudadanos

Este pasado martes, Amenábar viajó hasta los mismos cines Lys para presentar la película y asistir a un coloquio posterior. Allí le esperaban diferentes medios de comunicación, para los que tuvo algunas palabras sobre este intento de ensuciar su obra: "Fueron apenas seis individuos, fue acto muy puntual. El intento de boicoteo se está dando desde hace ya tiempo. Han intentado boicotear la película, pero están consiguiendo lo contrario: que a más gente le despierte la curiosidad y quiera ver la película".

El director de Mar Adentro ha subrayado que "el boca a boca" está siendo fundamental para que su película sea todo un éxito en taquilla y ha destacado la conexión que está sintiendo con el público, pues incluso "la gente se me acerca para hablarme de ella". 

Así, Alejandro ha expresado que "la película tiene una conexión muy fuerte con la actualidad. El discurso de Unamuno y la época que retrata la película es una época de inestabilidad, de una Europa con unas fuerzas extrañas alrededor y España en medio. La película trata fundamentalmente de España, de la de entonces y de la de hoy y crea una conexión especial". Ha señalado que "no quería contar una historia de bandos sino sobre España", alegando que nunca ha pretendido "crear polémica" sino  "mirar atrás, rascar e investigar en el pasado sobre todo para no repetir lo peor de nosotros".

Lea también - El portazo de Almodóvar y Bayona a la SGAE: huyen de la sociedad junto a otros 120 cineastas

En Mientras dure la guerra, Alejandro Amenábar hace un retrato de la guerra civil a través de la mirada de Miguel de Unamuno y Franco. No es el único boicot que ha sufrido la película, pues durante el rodaje recibió fuertes críticas y amenazas en las redes sociales por retratar a Millás-Astray, el fundador de la legión, interpretado en la ficción por Eduard Fernández.

A sus 47 años, Alejandro se congratula de que su obra lleve dos semanas en taquilla, consiguiendo en su segundo fin de semana más recaudación que durante el primero, pues ha pasado de los 1'6 millones a los 3'2 millones euros. Un éxito muy a tener en cuenta, pues cabe destacar que se proyecta al mismo tiempo que el fenómeno internacional Joker, que ha liderado las taquillas de este fin de semana con 4'2 millones de euros.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.