Actualidad

Penélope Cruz recibe de manos de Bono, de U2, el Premio Donostia a toda su carrera

"Mis sueños desde que era niña fueron convertirme en madre y poder dedicarme a la interpretación", ha dicho Penélope Cruz en su discurso de agradecimiento esta noche en San Sebastián al recibir el Premio Donostia a toda su carrera. "Le dedico este premio a mi marido Javier Bardem, que está aquí esta noche, y a mis dos queridos hijos", ha dicho. "Tú también estabas en mis sueños", ha dicho en referencia a Javier.

El vocalista de U2, amigo de la actriz madrileña ha sido "una sorpresa total", según ha reconocido la protagonista de Volver. Antes de entrar al recinto, entrevistada por TVE, decía Penélope que había recibido un mensaje de Pedro Almodóvar, desde Nueva York, y que su querido director manchego le había comentado que estaba en la Quinta Avenida. Cruz dijo que eso le había hecho sospechar que era él quien le iba a entregar el galardón, pero no ha sido así.

Tras las dedicatorias y después de citar a sus padres, Penélope Cruz ha leído en su discurso un sentido manifiesto contra la violencia de género. Penélope no quiso olvidar en su speech que ya hay 44 mujeres asesinadas por violencia machista en lo que va de año en España. "Solo espero que la próxima vez que una mujer denuncie un caso de violencia, le escuchemos a la primera", dijo.

Penélope es a sus 45 años la actriz más joven de todas las quer han recibido el Premio Donostia a toda una cerrera. En las imágenes que a modo de homenaje se proyectaron antes de la entrega, se hizo un repaso por su filmografía y la presentadora leyó el impresionante currículo, repleto de galardones, grandes películas y con los mejores directores. Además del Oscar, ha sido nominada otras dos veces a la estatuilla de Hollywood, tiene el César de Honor a toda su carrera, tres Goyas, un Bafta y el premio a mejor interpretación femenina de Cannes, compartido con sus compañeras de reparto en Volver. Es la segunda española en recibir el Donostia, tras Carmen Maura, desde que empezó a entregarse en 1986. Y la quinta intérprete española, tras Fernando Fernán Gómez (1999), Paco Rabal (2001), Antonio Banderas (2008) y Carmen Maura (2013). También se vio un breve pero bello repaso de sus apariciones públicas, no solo en las alfombras rojas más glamurosas sino incluyendo también aquellas dedicadas a causas con las que está comprometida.

Penélope recibió sorprendida y muy emocionada el Donostia de mano de Bono, uno de sus mejores amigos. El vocalista de U2 apareció por un lateral del patio de butacas, y subió al escenario mientras que la homenajeada se rendía a la emoción y dejaba escapar alguna lágrima. Fue entonces cuando dedicó el galardón a sus dos hijos, a su marido, Javier Bardem y recordó a los directores con los que ha colaborado, empezando por el fallecido Bigas Luna, el director de Jamón Jamón, en donde trabajó con el que hoy es el padre de sus hijos; también de Fernando Trueba, el que la llevó a Hollywood para ver de cerca por primera vez un Oscar, como protagonista de Belle Epoque; y por supuesto de Pedro Almodóvar, ausente pero tan cercano siempre. Pe dijo que su amigo le había puesto un mensaje desde Nueva York y llegó a creer que era para despistar porque sospechaba que el manchego podía ser quien le entregara el premio que finalmente le ha dado Bono.

Antes de recoger el galardón, en un corrillo con periodistas, Penélope desveló que ahora pasa "bastante más tiempo ahora aquí que allí", dijo. "Hoy soy madre y miro mucho dónde ruedo, y encajo los horarios. Aún me doy de vez en cuando una vuelta por la calle de mi infancia, e impresiona", confesó. "Recordando mi viaje a Hollywood, mi historia nunca fue la de coger una maleta y un billete sin vuelta. Eso me hubiera dado más miedo. Por eso, fui más tranquila aquella primera vez a rodar con Stephen Frears. Durante los primeros cinco años, pasó así. Nunca quise renunciar a rodar aquí o en el resto de Europa, en Francia o Italia", explicó.

Preguntada por tres creadores que la hayan ayudado a impulsar su carrera, dijo esto: "A Pedro le leo la mente casi desde el primer día que le conocí. A Bigas Luna le echo mucho de menos, más aún en días como hoy. Nos dio la primera oportunidad a Javier y a mí. No nos pudimos despedir de él, porque mantuvo en secreto su enfermedad, decisión que respeto. Y Fernando Trueba es también un cineasta muy importante en mi vida. Belle Epoque llegó justo después de Jamón jamón", recordó.

Su presencia en el festival también está motivada por la presentación de La red avispa, donde encarna a Olga Salanueva, esposa de uno de los espías que formaron parte de la trama de espionaje cubano que en los años noventa se infiltró en las asociaciones anticastristas de Miami, dirigida por el francés Olivier Assayas, con Gael García Bernal, Edgar Ramírez (marido del personaje de Cruz), Leonardo Sbaraglia, Wagner Moura (Pablo Escobar en Narcos) y la cubana Ana de Armas. La película ya participó en la pasada edición del festival de Venecia. "Ha sido el acento más difícil de lograr de mi carrera", confesó ante la prensa.

Chanel, la firma fetiche de nuestra actriz más internacional, tenía que ser a la fuerza la elegida para subir a por el Premio. La maison francesa asegura el éxito, como sabe Penélope y la elegancia del modelo blanco elegido para su noche más especial así lo atestigua. El vestido, pertenece a la colección Otoño-invierno 2019/20 Haute Couture: la falda abullonada con detalle de plumas rosas en uno de los laterales, y el cuerpo, con escote, y entallado con una cintura de diminutos pliegues, resalta gracias al mini cinturón negro. El cuerpo del vestido está adornado con botones joya similares a los que Penélope ha lucido estos días. Completa el póker de aciertos un moño a media altura que dejaba ver su rostro y sus pendientes: tres lágrimas escarlata. Virginie Viard, la sucesora de Lagerfeld y nueva diseñadora de la firma, puede estar orgullosa de su creación y de la modelo que ha lucido el diseño.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin