elEconomista.es

Raquel del Rosario desvela que su hijo Leo sufre un trastorno de nacimiento

19/09/2019 - 12:46

Mediante una emotiva carta en su blog, Raquel del Rosario ha desvelado que su hijo Leo, fruto de su matrimonio con Pedro Castro, sufre autismo. La cantante de El Sueño de Morfeo ha contado cómo recibió el diagnóstico y cómo ha cambiado su vida desde entonces.

La ex de Fernando Alonso ha desvelado que su hijo mayor, de cinco años, tiene el trastorno del espectro autista, conocido popularmente como TEA. "Leo no dijo ni una palabra hasta casi los cuatro años. Si, ese primer 'mami' se hizo mucho de rogar", ha explicado Raquel. Los papás se pusieron en manos de los médicos: "El pediatra no nos alarmó, los niños bilingües suelen tardar más en hablar y no había nada preocupante en su comportamiento más allá de que 'estaba un poco en su mundo".

Un tiempo después, los especialistas les aconsejaron que llevaran a Leo a "un colegio específico" y lo sometieran a "una valoración más exhaustiva con diferentes profesionales que determinarían que programa educativo sería el mejor para la estimulación necesaria en su caso".

Ver esta publicación en Instagram

Amigos peludos ??~•~

Una publicación compartida de Raquel Del Rosario (@raqueldelrosario) el

Raquel ha recordado cómo fue el momento en el que les comunicaron el diagnóstico: "Aún recuerdo el día que nos sentaron a Pedro y a mí para darnos los resultados, en medio de un ambiente dramático, con tono muy suave y unas palabras elegidas meticulosamente, nos dijeron que creían que lo mejor para Leo era entrar en el programa de niños con TEA (trastorno del espectro autista)", ha escrito.

Lea también: Sara Carbonero emociona a sus seguidores con la tierna felicitación a su hijo Lucas

Ante la noticia, la cantante y el director de fotografía tuvieron una respuesta muy distinta a la esperada por los médicos: "Al contrario de la reacción que ellos esperaban (lágrimas, negación, enfado… ), yo sentí una sensación de alivio enorme. Raquel se tranquilizó al pensar que por fin "iba a empezar a trabajar con gente especializada y, sobre todo, que iba a relacionarse con niños que veían el mundo de una forma muy similar a como él lo hacía".

No obstante, el entorno de la cantante y su marido no lo entendieron del mismo modo, y eso fue lo más difícil para ella: "Cuando escuchamos la palabra 'autismo' [...] todos pensamos en niños que no se sienten cómodos con más gente, que gritan en lugares públicos porque se agobian, que se valen de la agresividad para mitigar su frustración, que hacen gestos repetitivos para calmarse, que son hipersensibles a los ruidos… Y claro, nada de esto le sucede a Leo", ha explicado en la carta.

Raquel también ha contado cómo afronta el trastorno de su hijo: "Lo más difícil como madre, sin duda, está siendo el no poder dialogar, razonar o comunicarme con él de la manera que me gustaría", ha confesado. "Luego, entender que Leo ha venido a hacer las cosas de otra manera, lo cual me produce una perdida de control absoluta".

La cantante ha explicado que no siempre es fácil: "A veces me siento desbordada, pidiendo perdón a dos de cada tres madres en el parque porque Leo no entiende de turnos, de que los juguetes tienen dueño y las cestas de picnic también". La ex del pilo ha recordado que "hay días en lo que la paciencia se me acaba y sale mi bestia gruñona, luego llega ese sentimiento de culpabilidad y más de un día las lágrimas de impotencia".

Lea también: Fernando Alonso tiene coche nuevo y vale más de un millón de euros

Del Rosario ha tenido unas palabras llenas de amor y agradecimiento hacia el pequeño Leo: "Hay momentos en lo que me pregunto ¿Por qué, por qué y por qué?, y otros en lo que le miro y me doy cuenta del regalo que es, de todo los que ha venido a enseñarme y de que no lo cambiaría por nada del mundo. Sé que el me eligió porque sabía que haríamos un buen equipo, aunque a veces yo sienta que le estoy defraudando", ha escrito.

También ha explicado cómo es la relación entre sus dos hijos y las buenas migas que hacen los dos juntos: "Leo y Mael son un regalo el uno para el otro, Leo le llama 'baby' en vez de por su nombre, juegan y se pelean como cualquier hermano. Cuando se reencuentran en la puerta del colegio cada día, se abrazan y dan saltos de alegría, como si llevasen meses sin verse".

Raquel ha finalizado la carta con unas palabras muy emotivas y motivadoras: "Y ésta es la historia del niño hada, el niño que ha venido a enseñarnos que el lenguaje del amor no entiende de palabras ni de idiomas, que existen otras formas de ver y percibir el mundo, que a menudo hay que soltar el control de las cosas para dejarlas ser, a su manera, y abrazarlas así, del modo que nos han sido dadas, agradecidos, y solo entonces descubrir el regalo que envuelven. Porque él no me eligió por casualidad".







Comentarios 0