elEconomista.es

Úrsula Corberó seduce a clientes VIP para llevarles a sus rodajes

12/09/2019 - 10:10

Úrsula Corberó no solo es una de las actrices españolas más internacionales gracias a éxitos como La casa de papel, sino que también es uno de los importantes reclamos de la empresa Entradasymas, una compañía fundada hace años por el productor y escritor Coté Soler, quien aún la dirige, y creada en colaboración con 80 actores y actrices de referencia como la propia Úrsula, Antonio Resines o Eduardo Noriega, entre otros.

Desde su fundación, la empresa ofrece innovadores planes que permiten vivir una experiencia única en el mundo de las artes escénicas a clientes VIP. Esto es, conocer por dentro un rodaje y experimentar las sensaciones que allí se viven al ver actuar y conocer a rostros de la talla de Corberó, Fran Perea, Melanie Olivares,...

Por boca de su director Coté, desde la compañía tratan de "hacer reales los sueños de muchas personas al asistir a una obra de teatro en un palco VIP, conocer a su actor o cantante favorito o descubrir cómo se trabaja en un set de rodaje como espectador privilegiado".

Entradasymas, que después pasó a llamarse ymás está dirigido a tres tipos de público: empresas que desean ofrecer experiencias culturales VIP a sus empleados, promotores culturales y creadores que lo utilizan para promocionar sus obras y, por supuesto, público general que busca experiencias que sobresalen de la media y poder conocer a sus ídolos de la gran pantalla.

Según contó Coté cuando se presentó la empresa, acto al que acudió Úrsula, la idea nació tras el estreno de una obra de teatro del actor Javier Gutiérrez, que era director y protagonista. "El final era especialmente emocionante y cuando los actores salieron a saludar, el público quería abrazarlos, se los querían comer, agradecerles aquellas maravillosas dos horas que habían vivido. Varios espectadores a los que les encantó la obra nos pidieron conocer a los actores. Querían felicitarles, verles de cerca. Sabíamos que dejarles entrar al camerino y conocer a los artistas que admiraban sería mágico, pero esa vez fue especial. Nos dimos cuenta de que se trataba de una experiencia inolvidable y, en ese momento, fuimos conscientes de la importancia de abrir esa puerta que deja pasar al espectador al lugar donde se crean los sueños"







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.