elEconomista.es

Adriana Abenia se desnuda en Ibiza y su trasero perfecto revoluciona la red

11/09/2019 - 9:02

Adriana Abenia ha desafiado al la censura de Instagram con una espectacular instantánea en la que posa completamente desnuda. La presentadora de treinta y cinco años ha presumido de curvas y trasero mientras miraba a la playa a través de un ventanal. "Admirando el mar", escribió junto al emoticono de un corazón.

La instantánea con la que la televisiva ha sorprendido a sus más de 260.000 seguidores cuenta ya con más de 24.000 likes. Algunos de sus colegas famosos se han rendido al cuerpazo de Abenia y le han dejado algún que otro comentario elogiador.

Lea tambiénAnna Castillo se depila desnuda en el baño y lo comparte con 400.000 seguidores

El ministro más breve de la democracia española, Máximo Huerta, le escribía un pícaro "Bueeeeno", mientras que la actriz Adriana Torrebejano le comentaba un divertido "Venga, hasta luego". La periodista Marisa Martín Blázquez le escribía "El mar se ha quedado en calma (muerto - diría yo - de envidia), la modelo Mireia Canalda un "Admirando tu cucú" y el superviviente Colate un irónico "¿Qué mar?".

Ver esta publicación en Instagram

Admirando el mar ????

Una publicación compartida de Adriana Abenia (@adrianaabenia) el

Lea tambiénSusanna Griso se desnuda para despedir sus vacaciones

Adriana está casada con Sergio Abad desde diciembre de 2015. Los zaragozanos se enamoraron cuando eran adolescentes y a la edad de 15 años comenzaron su tórrida historia de amor. Abenia le dedicó unas tiernas palabras hace unas semanas con motivo del cumpleaños de su chico: "Ojalá sumemos muchos veranos cada vez más arrugados y felices. ¡Te quiero!". 







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.