elEconomista.es

Pipi Estrada: "Tengo miedo por Miriam, necesita profesionales que la ayuden"

6/09/2019 - 17:50

Miriam Sánchez ha vuelto a la primera línea del interés mediático después de cuatro años fuera de las televisiones, de engordar 14 kilos, de una operación de estética sorprendente. Además, Pipi Estrada, su ex, está muy preocupado y dice que la madre de su hija ha sufrido una depresión.

El periodista gijonés tiene miedo a las consecuencias que pueda acarrear el regreso a los medios. Este sábado, Miriam es la estrella de Deluxe, donde se sienta tras pasar por quirófano para someterse a una liposucción y recuperar su antiguo aspecto. El periodista deportivo, que tiene el corazón en un puño, adelanta lo que vamos a encontrar: "Miriam es una mujer machacada".

P: ¿Sabías que Miriam va a 'Sálvame Deluxe'?

R: Me he enterado por mi hija.

P: ¿Tú no tienes relación con ella?

R: A veces más, otras menos. Yo la quiero mucho, es una mujer brillante y con un talento extraordinario, pero es una bomba. Miriam es una moneda que lanzas y no sabes si va a salir cara o cruz. Tengo la conciencia tranquila, pero la conciencia en televisión ni se mide ni se pesa.

P: ¿Te da miedo lo que pueda contar esta noche?

R: No, pero ella es una mujer impredecible, tanto como el programa al que va a ir, donde te pueden disparar con balas de fogueo o de verdad. Miriam ha sufrido una depresión bastante fuerte, lo ha pasado muy mal, pero si ella cree que con esto puede salir de la delicada situación en la que está, tanto económica como anímicamente, yo seré feliz.

P: Se ha especulado mucho sobre la situación económica y anímica de Miriam. ¿Cuál es su situación real?

R: No soy su tesorero ni tengo acceso a sus cuentas corrientes, pero en el tiempo que estuvimos juntos ganó mucho dinero y ella es muy hormiguita. Se compró dos áticos, en uno vive ella y el otro lo tiene alquilado aunque tiene que pagar una hipoteca y al final le queda un dinero para tirar, 300 o 400 euros, pero no ha tenido ingresos este tiempo. Lo más importante es que Miriam tenga la cabeza ocupada, porque cuando la tienes preocupada entras en una situación peligrosa. 

P: ¿Miriam sufre una depresión?

R: Sí, lo ha pasado muy mal. A veces me bloquea, me insulta, luego vuelve y me quiere, me dice que soy lo peor, luego lo mejor... Cuando se porta así conmigo, me produce ternura. La quiero con locura, me dejo la piel en la sombra por ayudarla, porque es la madre de mi hija y quiero lo mejor para ella.

P: La retratas como una mujer muy cambiante. ¿Por carácter o por la situación?

R: Conmigo es muy cambiante, me dice que he sido lo peor que le ha pasado en su vida y luego lo peor y ya no sé lo que soy. A veces me río porque la mejor etapa de Miriam la vivió conmigo. Podemos engañar con las palabras pero no con los hechos, y estos dicen que Miriam estaba mejor conmigo: era respetada, admirada, era feliz.

P: ¿Ahora no es feliz?

R: Ahora es una mujer machacada, porque fuimos cruelmente despedidos (de Mujeres, Hombres y Viceversa) y a ella le afectó mucho. Me acusaron de algo que era mentira y lo hizo un personaje siniestro que es un montón de mierda (Rafa Mora), pero ella sufrió los daños colaterales. Ella perdió su trabajo, la estabilidad económica, su día a día... Ella es un portento, es brillante y puede hacer cosas muy buenas, solo tiene que recuperar la autoestima que cuatro salvajes de la televisión le quitaron.

"Miriam necesita un buen psiquiatra y un psicólogo"

P: ¿Ha necesitado ayuda durante todo este tiempo?

R: Sí, Miriam ha estado en tratamiento psicológico, pero como todo en la vida, hay buenos y malos médicos, igual en esta época no ha tenido al profesional adecuado a su lado. Yo creo que Miriam necesita un buen psiquiatra que la medique correctamente, una buena psicóloga que ordene un poco el desorden de su cabeza y una buena coach que le ayude a recuperar la autoestima. Es un trabajo de meses o de años, pero es fundamental. La clave es que ella quiera ponerse en manos de estos profesionales, yo los conozco y estarían dispuestos a ayudar a Miriam de forma altruista.

P: ¿Ella rechaza la ayuda?

R: No sé, yo no puedo hablar con ella porque lo interpreta mal y cree que voy de 'sobrao'.

P: ¿Te da miedo cómo pueda terminar Miriam si no recibe la ayuda necesaria?

R: Me da miedo el futuro de Miriam, su final. Me dan miedo las consecuencias tan imprevisibles que pueda tener esto. La entrevista de este sábado puede sumar en la cuenta corriente, pero puede perder en la vida.

P: ¿Tienes también miedo por la hija que tenéis en común? ¿Cómo le afecta esto a la niña?

R: Mi hija es feliz. Ella vive conmigo y vivimos cerca de Miriam, así que ve mucho a su madre. Yo soy un luchador y he sabido recuperar mi camino y echarle un par de cojones a la vida, pero no todas las cabezas son iguales. Miriam es muy inteligente, pero es débil para la vida.

P: Escuchándote no parece que volver a la tele sea lo mejor para ella. No es un mundo fácil...

R: La tele no es la solución salvo que encuentre un trabajo donde no exponga su vida, donde no la revienten a nivel personal ni ella sufra, pero en este perfil donde se va a mover ahora es altamente peligroso porque Sálvame es un pelotón de fusilamiento. Son carroñeros que buscan carne fresca sin tacto ni sensibilidad. Toco madera para que salga airosa.

P: ¿Qué quieres para Miriam en este momento?

R: Quiero pensar en positivo y quiero que haya un antes y un después de esta entrevista, que sea para bien, pero tengo miedos, temores... Es como si metes a un adicto en un almacén con un alijo de drogas.

P: A parte de la niña, ¿hay más conocidos en común que te puedan decir cómo está Miriam?

R: No, porque ella se ha 'bunquerizado' todo este tiempo y no tiene vida social, solo tengo información de mi hija y ella es muy cauta, habla poco de este asunto.

P: ¿Pero Miriam tiene familia que la pueda ayudar?

R: Sí, pero yo solo tengo relación con su padre, que es un abuelo maravilloso para mi hija, y es la justa.

P: ¿Por qué crees que vuelve Miriam a televisión?

R: Yo quiero romper una lanza a favor de Miriam porque ha estado cuatro años desaparecida. Tenía fobia social y televisiva, incluso se cambió la imagen para no ser reconocida y solo quería tranquilidad. De hecho, yo soy el culpable de que Miriam acudiera a la clínica, porque tenía un amigo ahí y les puse en contacto. Fue una cosa casual y propiciada por mi, lo que pasó es que el vídeo que iba a ser para promocionar la clínica se convirtió en viral y entonces es cuando Sálvame recobra el interés en ella.

P: ¿Qué te parece que pusiera a la venta su coche, las prótesis...? ¿Lo ha hecho por dinero o para pasar página?

R: Lo ha vendido todo: la ropa, zapatos, el ordenador, todo. Cuando tú vendes cosas es porque necesitas pillar dinero, yo no vendo por capricho. Lo de las prótesis fue una cachondada, Miriam tiene mucho sentido del humor y pensó 'A ver si sale algún pajillero que las coja' y apareció un tío que le dio 500 euros por ellas.

P: Ojalá salga todo bien, Pipi.

R: Yo quiero que todo termine con final feliz aunque no soy muy optimista porque en esta situación es muy complicado, pero voy a conceder el beneficio de la duda y a pensar que todo acabará bien. Yo me he dejado la piel por ella y no he tenido el reconocimiento pero da igual. Me enamoré de ella y sufrí, porque ella se fue con otro y me dejó, pero el que tenía la fama de mujeriego era yo y me lo comí. Ahora no voy a cambiar las opiniones de nadie, yo sé quién soy y lo que me importa es mi hija, nada más.







Comentarios 0