elEconomista.es

Meghan Markle contrata a un gabinete de expertos para limpiar su imagen pública

3/09/2019 - 14:20

Los ataques contra Meghan Markle se suceden desde hace ya más de dos años y su reputación se está viendo seriamente afectada por las críticas e informaciones que surgen sobre ella. Por ello, la ex actriz y su esposo, el príncipe Harry, han contratado los servicios Sunshine Sachs, un gabinete de crisis experto en mejorar la imagen pública de personajes muy conocidos.

Lea también - Kate, Meghan y su guerra de aviones: Middleton coge un vuelo comercial y deja en evidencia a su cuñada

Eso sí, la versión oficial ofrecida por Kensington dista mucho de la realidad. Y es que desde el palacio aseguran que el motivo de su contratación es "ayudar a los duques de Sussex a promocionar su fundación benéfica en los Estados Unidos".

No obstante, medios británicos como Daily Mail no dan validez al relato de Kensington y señalan que "contratar a una empresa externa para gestionar tus relaciones públicas siendo miembro de la familia real es, como mínimo, poco ortodoxo". Sobre todo teniendo en cuenta que Harry y Meghan ya contrataron a Sara Latham, ex asesora de Hillary Clinton, para dirigir su departamento de prensa.

Lea también - La ruptura definitiva: Harry y Meghan abandonan la fundación benéfica de Guillermo y Kate por desacuerdos

El gabinete Sunshine Sachs tiene acreditada experiencia en mejorar la imagen pública de sus clientes y ha trabajado para rostros tan polémicos como Harvey Weinstein o Michael Jackson, entre otros. La relación de Meghan con esta empresa no es nueva, dado que fue su agencia de representación cuando era actriz.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.