elEconomista.es

El príncipe Andrés recibía masajes a cuatro manos de las chicas de Epstein

23/08/2019 - 18:23

El príncipe Andrés sigue 'escondido' hasta que pase la tormenta y mientras el Palacio de Buckingham defiende su inocencia, salen a la luz nuevas pruebas que relacionan al duque de York con la red de prostitución de menores liderada por Jeffrey Epstein. Las últimas han sido unos correos electrónicos en los que un testigo afirma haber visto al hijo de Isabel II recibiendo un masaje por parte de dos mujeres rusas en la casa del magnate fallecido.

Epstein tenía la residencia privada más grande de Nueva York y allí llevaba a cabo muchas de las reuniones privadas entre sus chicas y altos cargos de la sociedad. Uno de esos hombres era John Brockman, un importante agente literario que intercambió unos mails con el escritor Evgeny Morozov en los que le invitaba a la ya conocida como 'casa de los horrores'. Mozorov, que ahora escribe para la revista New Republic, ha hecho públicos algunos de estos mensajes.

Lea también: El príncipe Andrés rompe su silencio tras el escándalo Epstein: "Estoy consternado"

"La última vez que le visité en la casa de Epstein me lo encontré en chándal junto a un tipo inglés en traje y tirantes que estaba recibiendo un masaje de pies por parte de dos jóvenes rusas bien vestidas. El británico, que se llamaba Andy, se puso a hablar sobre las autoridades suecas y los cargos contra Julian Assange", escribió Brockman. "También se quejó de su perfil público. Dijo que en Mónaco, Alberto trabajaba 12 horas al día pero a las 9 de la noche, cuando terminaba, hacía lo que le da la gana y a nadie le importa, pero si lo hacía él se metía en problemas. Me di cuenta en ese momento de que quien estaba recibiendo el masaje de pies por parte de Irina era su alteza el príncipe Andrew, duque de York", rezaba el mail.

Estos hechos habrían sucedido en diciembre de 2010 pues según este agente literario, solo una semana después de su encuentro con 'Andy' se publicaron las fotografías del duque de York con Epstein en Central Park en la portada de New York Post.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.