elEconomista.es

Felipe y Letizia reaparecerán junto a doña Sofía por la operación de don Juan Carlos

23/08/2019 - 10:21

La intervención quirúrgica del Rey Emérito de este sábado estaba programada desde la revisión a la que se sometió don Juan Carlos los pasados 11 y 12 de junio. Tal y como explica Casa Real en su comunicado, no se trata de una operación urgente, aunque estamos hablando del corazón de una persona de 81 años.

Por eso, sería poco menos que imposible imaginar la ausencia de Felipe VI junto a su padre en Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid, donde estará ingresado. Se da por hecho en círculos monárquicos que el jefe del Estado y doña Letizia interrumpirán sus vacaciones privadas para dejarse ver junto a don Juan Carlos. Sin duda, doña Sofía, que este año ha retomado la costumbre de compartir viajes y actos con el padre de sus hijos, estará en el centro sanitario junto a su marido.

Lea también - Los Reyes y sus hijas revolucionan el Club Náutico de Palma y posan para los medios

La Casa Real no especifica el motivo exacto de la operación, no detallan exactamente el porqué de este nuevo paso por quirófano, lo cual genera todo tipo de especulaciones. Recordemos que don Juan Carlos anunció poco antes de las revisiones médicas que le han llevado a esta operación su retirada de la vida pública, un hecho formal en cuanto a que deja de representar en actos oficiales a la Casa Real española. "Creo que ha llegado el momento de pasar una nueva página en mi vida y de completar mi retirada de la vida pública", dijo por carta que se hizo pública a su hijo, el rey Felipe. "Tomo esta decisión desde el gran cariño y orgullo de padre que por ti siento, con mi lealtad siempre", concluía el padre del actual Monarca.

Don Juan Carlos pasó por quirófano en abril del 2018, a consecuencia de una operación de rodilla. Aquella operación tuvo lugar justo después del desencuentro de doña Sofía y su nuera Letizia en Palma, el célebre rifirrafe de la misa de Pascua de ese mismo año. Las visitas de ambas reinas al hospital, con doña Letizia abriendo la puerta a su suegra ante los fotógrafos, o con la abuela Sofía recibiendo cariño de sus nietas, sin manotazos, significaron el comienzo del lavado de imagen impuesto a la Corona tras el escándalo de Mallorca.

Sería poco probable, después de rumores de otros desencuentros, que el aparato de propaganda que sirve de muro de contención a la Familia Real desperdiciara una ocasión tan suculenta de volver a retratar a los Borbones en perfecta comunión visitando al patriarca enfermo tras una operación de corazón que todos esperamos salga muy bien.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.