elEconomista.es

Isabel II, "consternada" ante un Brexit que puede arrastrarla también a ella

22/08/2019 - 13:02

Cuando el Rey Felipe VI dijo en público durante su posado veraniego en Mallorca que es mejor que los diputados se entiendan a enfrentarnos a una nueva cita electoral, hubo un tsunami de opiniones contra el Monarca por meterse en cuestiones políticas. Pero si la situación en España es mas que incierta, el otoño que se avecina en el Reino Unido es tan delicado que hasta la reina Isabel puede ser arrastrada por el caos del Bréxit.

Una encuesta publicada el martes por The Telegraph, un medio que apoya sin ambages el Brexit, dice que el 77% de los británicos no ve con buenos ojos la implicación de la reina en el proceso de divorcio de la  UE. ¿Estamos ante el momento más delicado de Isabel II en sus 67 años de reinado?

Lea también - Meghan Markle vende la casa de Los Angeles donde vivió con su ex marido por 1,6 millones de euros

Cuando ella nació, en Estados Unidos imperaba la Ley seca y Al Capone mandaba en el hampa de Chicago; cuando su padre ascendió al trono, en España estallaba la Guerra Civil; cuando se casó, en 1947, su país y los aliados acababan de ganar la Segunda Guerra Mundial: a lo largo de nueve décadas, la reina Isabel, que en abril cumplió 93 años, ha rasgado la historia de Europa y del mundo entero durante el siglo XX y en el primer quinto del XXI. Desde los años 20 a la era del selfie, ha sido el mejor ejemplo de la neutralidad que la ley británica impone a la corona. Pero el Brexit puede suponer un antes y un después.

El 23 de septiembre de 1896, la reina Victoria, que dio nombre a su época y a un estilo, llegaba a la cifra de 23.225 días al frente del imperio. Isabel batió a su tatarabuela hace cuatro años y se acerca a los 25.000 días en el trono. Es la soberana que más tiempo ha reinado, sobrepasando a su digna antecesora. A sus 93 años la reina añora, sino sus primeros días al frente de la nación, sí a un animal político de la categoría y la habilidad de Winston Churchill, que trataba con ella. El legendario primer ministro que combatió a Hitler conoció a Isabel muchos años antes de que fuera coronada, cuando solo tenía dos años, y la describió ya como "un personaje con un aire de autoridad y reflexión sorprendentes para un niño".

La hija mayor de los Duques de York (más tarde serían reyes), nació en Londres y fue educada en su casa, a cargo de preceptores privados. Su padre, que ascendió al trono en 1936 tras la abdicación de su hermano Eduardo VIII, entregó a su hija funciones públicas ya durante la Segunda Guerra Mundial, donde se alistó en el Servicio Territorial Auxiliar, la rama femenina del Ejército Británico de la época.

En 1952, cuando su padre falleció, se convirtió en jefa de la Mancomunidad de Naciones y reina de los siete países independientes pertenecientes a la misma: Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Pakistán y Ceilán. La celebración de su coronación en 1953 fue la primera en ser televisada.

Entre 1956 y 1992, la mitad de sus reinos, entre ellos Sudáfrica, Pakistán y Ceilán (posteriormente llamado Sri Lanka), obtuvieron su independencia y se convirtieron en repúblicas. En 1947 contrajo matrimonio con el príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca, primo carnal de nuestra reina Sofía. Con el duque de Edimburgo tuvo cuatro hijos: Carlos, Ana, Eduardo y Andrés, salpicado ahora por el turbio caso EpsteinEn 1992, año que Isabel denominó annus horribilis, Carlos y el ahora señalado príncipe Andrés se separaron de sus esposas, Ana se divorció y un incendio grave destruyó parte del Castillo de Windsor.

Los rumores acerca de la situación matrimonial de Carlos y Diana, princesa de Gales, continuaron, y ambos se divorciaron en 1996. Al año siguiente, Diana murió en un accidente automovilístico en París, y los medios de comunicación criticaron a la familia real por mantenerse en reclusión durante los días previos a su funeral. Sin embargo, la popularidad personal de Isabel se recuperó después de aparecer en público y desde entonces se ha mantenido en alto.

Pero por increíble que parezca, con semejante bagaje a sus espaldas, Isabel II está ahora ante uno de los momentos más delicados de su existencia. Su nuevo primer ministro ha llegado al 10 de Downing Street apoyado sólo por el 0,3% del electorado. Pero no solo Boris Johnson defiende la salida abrupta de Europa: los responsables de las carteras más importantes del actual gobierno de Su Majestad son extremistas del ala dura, partidarios de un Brexit sin acuerdo el 31 de octubre.

Boris Johnson, a diferencia de Pedro Sánchez, no se ha ido de vacaciones ante el delicado momento que vive el Reino Unido y por consiguiente los súbditos de Isabel II. El sucesor de Theresa May anuncia que su país estará fuera de la UE el día de Todos los Santos, al día siguiente del final de la última prórroga concedida por Bruselas. Johnson asegura además que saldrán además "sin peros ni condiciones".

¿Cuál es la situación de Isabel II frente al caos que el divorcio con Europa puede suponer para los ciudadanos británicos, según vaticinan la gran mayoría de los expertos? Incluso en el seno de la familia conservadora hay rebeldes dispuestos a apoyar la moción de confianza contra el estrafalario Boris Johnson. "Un gobierno a corto plazo de Jeremy Corbyn es menos grave que el daño generacional que podría causar un Brexit sin acuerdo", dice el diputado conservador Guto Bebb. Y no es el único que plantea esta traición piadosa a los tories: ponerse del lado del líder laboristaque ha pedido a los diputados ser investido como presidente para solicitar una prórroga a Bruselas.

Pero quienes conocen el reglamente que rige en Westminster saben que el triunfo parlamentario de una posible moción no basta para expulsar a Boris Johnson: tiene que haber una propuesta alternativa que cuente con el respaldo de la mayoría de la Cámara de los Comunes. Si el parlamento saca adelante una moción de confianza, se inicia un plazo de 14 días en los que cualquier diputado puede intentar formar Gobierno. Si nadie lo consigue, se convocan elecciones generales. 

A solo dos semanas de que los diputados regresen a sus escaños, la Reina capea el temporal en su castillo escocés de Balmoral. Sin embargo, la prensa británica ha filtrado contactos entre estrechos colaboradores del Gobierno y del primer ministro, y Edward Young, secretario privado de Isabel II. Puede que el objetivo de estos encuentros sea dejar a la soberana fuera de la crisis que se avecina para garantizar en todo momento la conveniente neutralidad de la monarquía, auténtico muro de contención para proteger la institución.

No obstante, Isabel II se lamenta en privado de la escasa altura de los actuales políticos. The Times, que cita una fuente fiable de Buckingham Palace, afirma que la soberana está decepcionada y que su frustración es creciente. "Está realmente consternada. La escuché hablar sobre su decepción con la clase política actual y su incapacidad para gobernar correctamente", asegura dicha fuente al rotativo.

No olvidemos que 14 primeros ministros han bajado la cabeza ante Isabel II a lo largo de su extenso reinado, entre los cuales, por recordar solo tres, tenemos nombres como el ya citado Sir Winston Churchill, Margaret Thatcher o Tony Blair. 

Reputados juristas británicos aseguran que si Johnson pierde una moción de confianza y se niega dimitir, la Jefa de Estado sería la encargada de forzar su salida. Pero la última vez que eso ocurrió fue en 1834, cuando la tatarabuela de Isabel II, la reina Victoria, tuvo que terciar entre los primeros ministros Robert Peel y William Lamb.

Un antiguo mecanismo llamado "Humble Address" (algo así como Cura de Humildad), contempla que el Parlamento se dirija a la soberana para pedirle que escriba una carta al primer ministro, o sea a Boris Johnson, solicitando su dimisión. Si eso ocurre, la reina deberá mojarse, es decir, deberá elegir y tomar partido. En ese caso, la sagrada institución podría perder su baza más valiosa: la neutralidad.







Comentarios 2

#1
24-08-2019 / 12:31
lopez
Puntuación 14   A Favor   En Contra

La soberbia de los ingleses les va a llevar a la ruina. Ademas el Ku-Klux-Trump les anima, un nuevo hitler para los tiempos actuales. Ahora no es contra los judios o negros, sino contra todo lo que no sea anglofilo

#2
25-08-2019 / 10:08
Que les den
Puntuación 4   A Favor   En Contra

Otra momia acartonada del pasado, preocupada por su estatus.

Hay tontos en todo el globo.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.