elEconomista.es

Pimientos, chocolate y muchos escoltas: así es el G7 que organizan los Macron

22/08/2019 - 11:09

La nueva cumbre del G7 tendrá lugar el próximo fin de semana en Biarritz, ciudad situada en el suroeste de Francia. Los anfitriones, Emmanuel y Briggite Macron, se están encargando de tenerlo todo a punto para la llegada de los líderes y sus esposas y ha preparado una visita por la bucólica localidad de Espelette.

Los políticos hablarán largo y tendido de los problemas que nos atañen en estos días mientras sus cónyuges disfrutan de un programa muy entretenido diseñado por Brigitte Macron. Durante estos días, Melania Trump, Sophie Grégoire, esposa de Justin Trudeau; Carrie Symonds, pareja de Boris Johnson; y Akie AbeMatsuzaki, mujer de Shinzo Abe, entre otras, compartirán jornada con el marido de Angela Merkel, Joachim Sauer.

Lea también - El motivo de la desaparición de Brigitte Macron: una operación estética

Eso sí, también disfrutarán de una jornada completa todos juntos. Los Macron han elegido la pequeña ciudad de Espelette, municipio de 2.100 habitantes situado a tan solo 25 kilómetros de Biarritz, para deleitar a sus célebres invitados. Durante esta visita informal a la localidad francesa, degustarán la gastronomía típica del lugar (pimientos y chocolate) y darán un paseo por los rincones más emblemáticos y acogedores de este rústico municipio.

Además, Briggite y Emmanuel quieren que sus invitados también dediquen tiempo al ocio y la diversión por lo que han organizado algunas excursiones. Visitarán la calle central de Espelette, donde se encuentran la mayoría de las tiendas, restaurantes y bares del municipio, y disfrutarán de paseos a pie, en bicicleta o en cómodos vehículos.

Lea tambiénBrigitte Macron y Carolina de Mónaco homenajean al genio Karl Lagerfeld en París

Durante el tiempo que estén por Espelette, los anfitriones y sus invitados estarán escoltados por las CRS (Compañías Republicanas de Seguridad, antidisturbios), que nunca se separan de sus tan características porras y gases lacrimógenos. No obstante, la primera dama francesa y el presidente han dado órdenes al ministro de Interior para que la presencia de estos cuerpos pase lo más desapercibida posible y no sea demasiado visible.







Comentarios 0