elEconomista.es

Plácido Domingo reaparece tras el escándalo por las acusaciones de acoso

21/08/2019 - 23:26

El tenor madrileño Plácido Domingo, que solo se había expresado a través de su pelémico comunicado, reaparece en Salzburgo tras ser acusado de acoso sexual por nueve mujeres.

Plácido Domingo no olvidará esta fecha: martes 13 de agosto de 2019. La leyenda viva de la ópera se convirtió en foco mediático a nivel planetario después de que la agencia Associated Press publicase una investigación con declaraciones supuestas víctimas acusándolo de acoso sexual.

Lea también: La mujer de Plácido Domingo "siempre supo del poder de seducción de su marido"

Una semana después de que saltase la noticia, Domingo ha reaparecido en el Festival de Salzburgo, cuya directora, Helga Rabl-Stadler, fue una de las primeras en salir en su defensa. El tenor posa en una foto de la soprano operística Nino Machaidze junto al tenor lírico Piotr Beczala y el director de orquesta James Conlon.

"Aquí estamos. La familia Luisa Miller del Festival de Salzburgo, feliz después del ensayo. Esta ópera es pura magia y siempre estoy feliz de cantar este papel, especialmente cuando los colegas son personas tan increíbles y músicos tan increíbles", dice la soprano en clara actitud de apoyo a su compañero en el texto que acompaña la foto.

Luisa Miller se representa en Salzburgo del 25 al 31 de agosto bajo la dirección de James Conlon. Roberto Tagliavini, Yulia Matochkina, Cecilia Molinari y John Relyea completan el reparto.

Lea también: Plácido Domingo, acusado de acoso sexual por nueve mujeres 

Recordemos que el tenor no rechazó explícitamente las acusaciones de las supuestas víctimas y que el comunicado, que reproducimos de nuevo abajo, habla de la diferente interpretación y de los baremos que a lo largo de los años han cambiado.

"Las acusaciones de estos individuos no identificados que datan de hasta treinta años son profundamente preocupantes e inexactas. Aun así, es doloroso escuchar que algo puede haber molestado a alguien o haberlo hecho sentir incómodo, sin importar hace cuánto tiempo y a pesar de mis mejores intenciones. Creí que todas mis interacciones y relaciones siempre fueron bienvenidas y consensuadas. Las personas que me conocen o que han trabajado conmigo saben que no soy alguien que intencionalmente dañaría, ofendería o avergonzaría a nadie. Sin embargo, reconozco que las reglas y estándares por los cuales somos, y debemos ser, medidos hoy son muy diferentes de los que eran en el pasado. Me siento agradecido por tener el privilegio de contar con una carrera de más de 50 años en la ópera y me mantendré en los más altos estándares".







Comentarios 0