elEconomista.es

Salvini se olvida del Open Arms en la playa y con su joven novia

21/08/2019 - 12:31

Los 83 migrantes a bordo del Open Arms han llegado en la madrugada de este miércoles a la isla italiana de Lampedusa, donde tras 20 días de bloqueo por fin han pisado tierra firme. Mientras, Salvini, el mayor azote de este buque salvavidas, ha huido de la polémica y se ha refugiado en la playa con su joven novia, Francesca Verdini, veinte años menor que él.

La última crisis humanitaria del Open Arms ha colocado a Salvini en el centro del huracán. Uno de los más críticos con él ha sido el ex primer ministro italiano, Guiusepe Conte, que presentó este martes su dimisión en el Senado tras tildar a Salvini de "irresponsable" y de "perseguir sus propios intereses y los de su partido solo".

Lea también - El ministro Matteo Salvini, en bañador y perreando con una gogó: las imágenes que indignan a Italia

El líder de la formación ultraconservadora ha hecho oídos sordos a todos estos reproches y disfruta como si nada del verano en compañía de su guapísima novia, Francisca Verdini, veinte años menor que él e hija del exsenador Denis Verdini (68). Ambos se alojaron en la localidad italiana Forte de Marmi, donde rieron a carcajadas, se besaron y se refrescaron ajenos a todos los problemas.

Matteo y Francesca llevan juntos desde el pasado mes de marzo y su relación no es aprobada por el padre de la joven, que es un rival declarado del primer ministro italiano: "Ya sabéis cómo están hechos los hijos. Ciertas desgracias suceden en las mejores familias", aseguraron fuentes cercanas a los medios italianos. El ex senador tampoco es del agrado de Salvini, y en 2015 cargó duramente contra él en Twitter. "Me dan asco los traidores", escribió por aquel entonces en referencia al padre de su novia.

En su cuenta de Instagram, Salvini ha dejado constancia de parte de su escapada con varias instantáneas. Junto a una fotografía en la que posaba acompañado por su hija en la playa, escribía: "Tomando a mi princesa en mis brazos, todos los insultos y amenazas en mi contra desaparecen por arte de magia. Los amo amigos".

Una actitud que ha sido muy criticada por muchos usuarios de la red social. "Incluso las personas que matas en el mar tienen hijos", "Hay quienes pueden abrazar a sus princesas y quienes los ven sufrir o morir en el mar" o "Mientras abrazas a tu princesa, piensa en todos esos niños que huyen de las realidades más feas y que, en lugar de recibirlos, ¡prefiere tenerlos abandonadas", escribían algunos. El vicepresidente italiano también se ha mostrado muy sonriente junto a un huerto y unos viñedos.

Lea tambiénMarcos Quinto y su nuevo mote tras llamar bien comidos pasajeros a los migrantes del Open Arms

Hace unas semanas, el italiano también fue muy criticado por sus pomposas vacaciones. En pleno auge de esta crisis migratoria, el político fue visto en bañador, bailando el ritmo de Italia y tonteando con una gogó en una fiesta en el playa. Estas instantáneas desataron multitud de críticas entre los usuarios italianos, quienes crearon el hashtag #SalviniVergogna (#SalviniVergüenza) para denunciar la actitud del político.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.