elEconomista.es

Jennifer Lopez, demandada en Egipto por "actuar desnuda" y "vulnerar las tradiciones"

20/08/2019 - 10:18

La cantante Jennifer Lopez se ha convertido en la última víctima de Samir Sabri, un abogado egipto con una misión personal: proteger las tradiciones y normas de su país. A su juicio, la prometida de Alex Rodríguez los vulneró al "actuar desnuda y con trajes transparentes" hace una semana en la ciudad de El Alamein y la ha demandado en los tribunales.

Sabri exige un castigo para Jennifer Lopez y el veto de la artista en el país, pues considera que "no resulta apropiado que la gente se halle rezando en el monte Arafat (un montículo cargado de simbolismo a unos 15 kilómetros al este de La Meca) mientras otros están en un concierto". De los asistentes al concierto (unas 2.000 personas entre artistas locales y altos funcionarios del régimen) no dice nada el letrado.

Lea también: Jennifer López la lía en Málaga: prohíbe entrar a los fotógrafos a su concierto

El paso de Jennifer Lopez por El Alamein formaba parte de su gira musical It's my Party, que celebra su 50 cumpleaños y que le ha llevado a otras ciudades como Tel Aviv, Moscú o la ciudad turca de Antalya. El vestuario en todas ellas ha sido el mismo: atrevido, sexy, transparente... aunque la artista no ha salido al escenario desnuda en ningún caso.

Sabri ya es conocido por su conservadurismo. A principios de este año declaró en una entrevista estar en contra de "la decadencia, la desnudez, el alcohol, las drogas o la prostitución. Creo que no podemos permitir que esos ejemplos entren en nuestros hogares".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.