elEconomista.es

La pifia de Terelu con el autobronceador: cuando quieres ser Letizia y acabas como Donald Trump

19/08/2019 - 12:58

La imagen de Terelu Campos este domingo fue una de las más comentadas en las redes sociales. La hija de María Teresa Campos, que entró en directo en Viva la vida, lucía un bronceado intenso y antinatural al más puro estilo Donald Trump que provocó críticas y burlas. Un día antes, la presentadora había mostrado su piel inmaculada con un posado en bañador.

Terelu no ha pisado mucho la playa este verano pero no quiere renunciar al color tan saludable del que muchas mujeres presumen en esta época del año, como la reina Letizia. ¿Solución? Autobronceador, un gran aliado que puede convertirse en tu peor enemigo si no lo utilizas bien. La presentadora comprobó este domingo que la línea entre ambos es muy fina, pues se convirtió en el hazmerreír de Twitter al lucir de tres a cinco tonos más en la piel en solo 24 horas.

Y es que el autobronceador es un arma de doble filo. Los expertos lo aconsejan porque es una manera sana de lucir moreno, ya que no daña la dermis, pero inciden en la importancia de seguir sus instrucciones de uso para que el resultado sea natural y bonito. Por ejemplo, exfoliar la piel antes de aplicarlo para que no queden manchas ni escamaciones.

Además, aseguran que el resultado no es impecable en las pieles muy claras, como era el caso de Terelu. También advierten que tienen cierto efecto deshidratante en los cutis muy secos y que provoca manchas en las pieles muy castigadas. Por ello, mientras que el resultado de este truco beauty es impecable en la reina Letizia, no ha sido tan positivo en la ex de Pipi Estrada. La buena noticia es que no es permanente: la coloración dura entre cuatro y seis días. Paciencia, Terelu.

Ver esta publicación en Instagram

Empieza la feria de Malaga !! ????????????????

Una publicación compartida de TERELU CAMPOS OFICIAL (@terelubcampos) el







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.