elEconomista.es

Rosa López quiere sexo: "Necesito que me empotren contra la pared"

14/08/2019 - 16:22

Poco queda ya de aquella joven inocente y virginal que ganó la primera edición de Operación Triunfo, todo un fénomeno musical que arrasó dentro y fuera de la televisión. Ahora, Rosa López, Rosa de España, es una mujer con muchas experiencias que sabe muy bien lo que quiere, especialmente en el terreno íntimo: "Yo necesito contacto físico y que me empotren contra la pared".

A sus 38 años, Rosa está soltera y centrada en su carrera musical, aunque con sus últimas declaraciones es fácil que empiecen a salirle pretendientes. Entre sus conquistas figuran el ex futbolista José Luis Luna, el médico Pablo Cariñanos, el representante Cristóbal Sánchez Arco y el el Dj Luis Ramón Llorente alias Monchi. Ninguno cuajó, pero Rosa no pierde la esperanza de encontrar el amor: "Ser famosa no me ha beneficiado nada".

La cantante sueña con su príncipe azul porque de ranas ya anda servida: "Es preferible estarse quieta si te importa tu vida. Mejor tener amistades y tener experiencias, porque a saber si te pueden pegar una enfermedad", dijo este martes en Ven a cenar conmigo Gourmet Edition.

Lea también: La experiencia más hot de Rosa López: sexo en los baños del cine 

Ya lo dijo hace unos meses: "Cuando pasas de novios ligas más, estoy en una etapa que lo único que me importa es pasarlo bien con ellos. El sexo es muy sano. Yo me apaño sola y es muy natural, aunque me da mucha vergüenza hablar de esto. Aunque el sexo es muy importante para mí".







Comentarios 1

#1
15-08-2019 / 21:15
Lo que ahi que ver
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Me vas a decir tu a mi que es la unica de España (o la unica famosa) que no conoce TINDER, si tu no F****S es porque tienes unas expectativas muy altas.

Baja el liston y veras como f****s (lo mismo me encuentras)


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.