elEconomista.es

Plácido Domingo: "Los baremos por los que hoy nos medimos son distintos ahora"

13/08/2019 - 10:36

Plácido Domingo responde a las acusaciones de acoso sexual diciendo que "es muy doloroso pensar que he podido molestar a alguien" y añade que "los baremos por los que hoy nos medimos son muy distintos a los del pasado". De las nueve mujeres que acusan al tenor, la agencia Associated Press solo pone nombre a una: la mezzsoprano Patricia Wulff.

Presionaba a estas mujeres en posiciones de poder por debajo del suyo para que mantuvieran relaciones sexuales con él a cambio de trabajos. Y llegó a castigar profesionalmente a las que se negaban. Los hechos se remontan a principios de los años 80 pero se extienden a través de tres décadas. 

Lea también: Plácido Domingo, acusado de acoso sexual por nueve mujeres 

Patricia Wulff dice que "era un secreto conocido a voces dentro del mundo de la ópera". Otra de las acusadoras asegura que Domingo le metió la mano "por debajo de la falda" y otras tres, que las besó a la fuerza. 

A sus 78 años, Plácido Domingo es un referente indiscutible y una de las figuras más importantes de la historia de la ópera, el tenor más reconocidos a nivel planetario. Plácido, que superó un cáncer de colon, ocupa desde este martes y trece que no olvidará los titulares que nunca hubiera querido ver: Nueve mujeres acusan a Plácido Domingo de acoso sexual.

El madrileño ha residido en todo el mundo por motivos laborales, incluyendo Israel, Los Ángeles o Nueva York y por supuesto España, tanto en Madrid como en Barcelona. Pero sobre todo ha pasado una gran parte de su vida en México. Allí le llegó la gran tragedia que ha marcado su vida, con el terremoto de 1985, en el que perdió a algunos familiares. 

El amor se instaló en la vida del tenor español a una edad inconcebiblemente tempranas: "Me casé a los 16 años, por eso tenía necesidad de trabajar. Mis padres estaban en España. Son cosas que pasan de chaval. Por eso hice mi vida tan pronto. Tuve tres hijos, el primero de ese matrimonio que no duró nada", le contaba a Bertín Osborne no hace mucho. El mayor tiene 60 años. Sus otros hijos son del segundo matrimonio, que dura casii 60 años. Plácido tiene 53 años y Álvaro 50.

Sus primeros años los pasó en Mádrid, pero luego sus padres emigraron a México: "Tuve una infancia muy normal, en Madrid. Mis padres cantando en la zarzuela. Dedicaron toda la vida a la zarzuela. Mi madre era una gran artista y mi padre perdió muy pronto la voz, así que fue actor y se hizo director de escena. Mis padres viajaban muchísimo y lo que está más en mi mente es el tiempo que estuvieron de gira por América y México. Les gustó tanto que decidieron quedarse allí y formar su propia compañía".

Y añadió: "Llegué a México el 18 de enero del 49. Vivía con una tía, una hermana de mi madre, que eran vascas, de Guetaria. Fue dificilísimo. Lo entiendo por las dificultades de aquellos tiempos. Era duro pasarse dos años sin ver a los padres. Vivíamos con mis primos, para ellos también debió de ser duro".

Cómo conoció a su mujer

Plácido conoció a la que ha sido la mujer de su vida en el conservatorio en México. "Marta iba a estudiar y en aquel entonces fue un flechazo pero se llevó tiempo. Ella cantaba ópera y yo zarzuela. Ella llegaba manejando un Mercury de aquella época, era la niña bonita… Nos empezamos a conocer, se dio cuenta de que sabía música, empecé a ayudarla, a estudiar juntos y ahí fue donde cambió de opinión. Ella triunfó antes que yo. Marta dejó su carrera cuando salimos de Israel porque estaba esperando a Plácido, porque dijo que no podía ser madre, mujer y cantante. Tenía unas facultades extraordinarias. Fue un gran sacrificio, aunque ella dice que está muy satisfecha de haberlo hecho. Ha sido mi guía, ha sido de una gran inteligencia, todo lo bello. Me ha enseñado todo, desde como ponerme de rodillas en un escenario, cosas esenciales. Ha sido mi inspiración total", declaró el tenor.

El éxito de su matrimonio

"Hubo años dificilísimos, sobre todo cuando los chavales eran pequeños. Vivimos 8 años en Barcelona y yo estaba en Viena o Londres. Marta tenía que estar la mitad del tiempo con ellos y conmigo. Una vida muy difícil. El trabajo que hacen las mujeres no se ve, es constante. Es lo más grande que dios inventó, porque todos hemos nacido de la mujer. Todos hemos tenido una madre extraordinaria".

Problemas de salud

"He tenido desde 2010 tres cosas preocupantes. Primero un cáncer de colon, que afortunadamente se curó, una operación y un coágulo en el pulmón". También tuvo que operarse la vesícula. "Pero me siento muy bien. Es una ventaja no haber fumado", decía. "Me encanta ser abuelo. Tengo ocho nietos. Ellos me cantan a mí. Les encanta venir a verme al teatro"

No lo tuvo fácil Plácido para conquistar a su mujer y, sobre todo a su suegra, la madre de Marta: "La nuestra fue una boda por todo lo alto. Tuve que conqusitar a su mamá también. En aquella época un chico que se casó a los 16 y se divorcia al año siguiente, con un hijo. No era una ganga".

Para Plácido Domingo fue durísimo el terremoto de México de 1985: "Todos los días vemos tragedias, pero cuando vives algo en propia carne algo así es tremendo. Estaba en Chicago, un 19 de septiembre. Tenía la inauguración de la temporada de ópera con Otelo el 21. Estábamos en un hotel y Marta me hizo una señal para que subiera a la habitación. No podíamos comunicarnos. Mis padres y mi hermana estaban bien. Donde estaban mis tíos, mi sobrino y su mujer, con un pequeño, el edificio se había caído. Todos los días volvíamos y no teníamos noticias, hasta que las noticias fueron las peores. Fue tremendo. Había perdido familiares, pero había personas que habían perdido familiares, sin casa, sin padres, sin hijos, había que ayudar. Empezamos a hacer una campaña muy grande. Durante todo un año realicé conciertos en muchos lugares para recaudar dinero. Se hizo una ciudad con hospitales, escuelas… Se hizo una labor importante".

Los tres tenores

Plácido hizo historia con José Carreras y Luciano Pavarotti: "José estuvo enfermo durante un año de leucemia. Todo el mundo estaba preocupadísimo y los amigos y compañeros más todavía. Afortunadamente se curó, pero un amigo nuestro vino a proponernos a Luciano y a mí para que hiciéramos un concierto juntos. Con motivo del mundial de 1990 en Roma. Pensábamos que iba a gustar, pero no a ese nivel. Se formó un público nuevo. Nos divertimos muchísimo. Pavarotti era muy simpático. Lo más divertido era cuando nos juntábamos para hacer el repertorio, el medley. Se comía mucha pasta, porque a Luciano le gustaba mucho".

Plácido es una gran estrella mundial: "Recibir los premios en tu país te hace muy feliz. Es quizás donde sea más difícil ganarlos, sobre todo yo que no estoy todo el tiempo aquí. Me ha hecho mucha ilusión la Medalla de las Artes y que también me hicieron Sir en Inglaterra y también Lady a Marta. Solo lo puedo usar si me hago inglés, cosa que no voy a hacer".

Sigue siendo una de las estrellas mundiales de la lírica y con muchísimo trabajo, desde la Opera de Los Angeles, , que dirigió, hasta Nueva York, donde lleva cantando medio siglo años. También actúa en Europa en los teatros más importantes, Madrid, Valencia, Barcelona, Viena, Londres o Milán. Su ilusión hace tres años era cantar con Adele o Lady Gaga, que tiene una voz muy buena.







Comentarios 0