elEconomista.es

El negocio de Miriam Saavedra: de mentirosa a promotora inmobiliaria

12/08/2019 - 16:49

La novia de Carlos Lozano vuelve a estar en primera línea de la noticia. Seis días después de se descubriera que había mentido asegurando haberle comprado una magnífica casa a su madre, Miriam Saavedra afirma que ha adquirido un edificio entero de apartamentos para poder vivir de las rentas.

La noticia saltó el segundo fin de semana de agosto. El programa Socialité destapó la gran mentira de Miriam Saavedra, que aseguró en su canal haber comprado un casoplón a su madre en Perú con el dinero de Gran Hermano. Resulta que la vivienda que enseñó, con magníficas vistas al mar, no era suya sino de un amigo que se la prestó para hacer el vídeo. La prometida de Carlos Lozano afirmó que la que ella había comprado era muy similar pero nada más lejos de la realidad: no está en un barrio elitista sino mucho más humilde y no tiene 200 metros cuadrados sino 80. "En vez de hablar del bonito gesto que tuve con ella, sacáis precios", dijo enfadada. "Les faltó sacar que el supuesto dueño o gerente con el que hablaron no era el de mi edificio sino uno que se burló de vosotros dándole datos falsos y eso es delito. Ya me da hasta risa lo que hacéis".

Lea también: Carlos Lozano no cree que Miriam Saavedra le haya sido infiel y confirma sus planes de boda

Pero la historia no acaba aquí. La 'princesa inca' acaba de anunciar en redes sociales que ha comprado un edificio entero de apartamentos: "A la próxima os enseñaré mi mini edificio que he construido a mi madre de departamentos para alquilarlo y que pueda vivir tranquila de su renta", ha anunciado a sus seguidores.

El mensaje ha desatado una buena ristra de comentarios por parte de sus seguidores, divididos entre los que la apoyan y le aconsejan no dar explicaciones sobre sus finanzas y los que la tachan de mentirosa.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.