elEconomista.es

George Clooney, acusado de mantener sexo con la cómplice de Jeffrey Epstein

12/08/2019 - 10:45

El actor George Clooney es el último rostro conocido salpicado por el escándalo de Jeffrey Epstein, el magnate financiero acusado de facilitar encuentros sexuales entre menores de edad y altas personalidades que se suicidó el pasado sábado en su celda.

Lo asegura Virginia Giuffre, una de las víctimas de Epstein, que ha facilitado sus memorias al tribunal de Nueva York. En ellas afirma que Ghislaine Maxwell, la encargada de reclutar a las chicas del magnate, mantuvo un encuentro sexual con George Clooney en unos baños públicos, tal y como ella misma le contó durante uno de sus viajes. Según la joven, Maxwell estaba "emocionada, como una colegiala, porque le había hecho un 'trabajo de mierda' en el baño a Clooney y no lo había decepcionado".

Lea también: Donald Trump, sobre su amistad con el pedófilo Jeffrey Epstein: "No soy fan suyo"

El manuscrito, escrito en 2011, es el mismo que implica al príncipe Andrés de Inglaterra en las actividades ilícitas de Epstein pero no indica en ningún momento que George Clooney tuviera nada que ver en las mismas. Por el momento, ni el protagonista de Ocean's Eleven ni sus representantes legales, entre los que se encuentra su mujer, la abogada Amal Clooney, han dicho nada al respecto.

El caso de Jeffrey Epstein está sacudiendo a la alta sociedad estadounidense, salpicada por una red de prostitución infantil capitaneada por el financiero, íntimo amigo de Donald Trump o Bill Clinton, entre otros. El magnate, de 66 años, fue encontrado ahorcado en su celda el pasado sábado y aunque todo apunta a un suicidio, no se ha descartado el asesinato, pues él mismo aseguró que lo habían amenazado de muerte tras su ingreso en prisión.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.