elEconomista.es

Pedro Sánchez y su mujer: las vacaciones gratis total del presidente en funciones en Doñana

11/08/2019 - 13:24

Pedro Sánchez está de vacaciones desde este sábado. El presidente del Gobierno en funciones y su familia se alojan en el Palacio de las Marismillas, en el Parque Nacional de Doñana. Tras el Consejo de Ministros del viernes, el secretraio general del PSOE se desplazó en coche hasta la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda. Sobre las siete de la tarde embarcó en el puerto pesquero de Bonanza y cruzó el Guadalquivir para llegar a su destino.

Es el segundo año en el que Sánchez se hospeda en el Palacete, en donde ya veraneó el año pasado,, y en el que recibió la visita de la canciller alemana Angela Merkel. La residencia está rodeada de 10.280 hectáreas de naturaleza y pertenece a Patrimonio del Estado.

Lea también: Cayetana Álvarez de Toledo, la mujer detrás de la hooligan que quiere "lobotomizar" a Pedro Sánchez

Se ignora cuándo retomará Sánchez su actividad pero se cree que no estará muchos días ya que tiene pendiente  negociar con los partidos políticos para tratar de lograr su investidura en septiembre después de fallar en el anteriores intentos.

El apartamento que Pedro Sánchez posee en Mojácar, donde veraneaba antes de ser presidente, poco o nada tiene que ver con el palacio del que disfruta gratis total, como sus antecesores.

El Palacio de las Marismillas, de estilo colonial nórdico, cuenta con un gran salón comedor (con una mesa de cinco metros de largo), jardín exterior, una alberca (piscina), 18 dormitorios y otros tantos cuartos de baño. Se encuentra situado en el extremo sur del Parque de Doñana.

En los años 90 fue otro líder socialista, Felipe González, quien se encargó de que esta joya fuera remodelada, y desde entonces ha sido utilizada por todos los presidentes para sus vacaciones. José Luis Rodríguez Zapatero corría por los alrededores. Aznar no veraneó allí pero también disfrutó del palacio para agasajar a líderes extranjeros, igual que Felipe González. 

El artífice de la Perestroyka, Mijaíl Gorbachov, el ex primer ministro británico Tony Blair, el canciller alemán Helmut Kohl (en la foto, con Felipe), el presidente socialista francés Lionel Jospin, o el que fuera presidente de la Comisión Europea, el socialista  Jacques Delors, los colombianos Andrés Pastrana y Álvaro Uribe, el mexicano Vicente Fox o al rey Balduino de Bélgica, entre otros, importantes mandatarios extranjeros, también han hecho uso de este excelso lugar.

El Palacio de las Marismillas fue construido por encargo del II duque de Tarifa en 1912. Carlos María de Constantinopla Fernández de Córdoba y Pérez de Barradas (Aranjuez, 1864- San Sebastián, 1931) se hizo con la propiedad por su matrimonio con María de los Ángeles Medina Garvey, heredera de Guillermo Garvey, quien había comprado en 1900 el coto de Doñana al ducado de Medina Sidonia. El precio fue de 750.000 pesetas. El duque de Tarifa compró varios terrenos que la circundaban, plantó árboles y construyó el palacio, destinado a finca de caza. El mismísimo rey Alfonso XIII estuvo invitado a las monterías que allí se organizaban hasta que legó la República.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.