elEconomista.es

George Clooney se pone ciego en Tenerife: papas, cordero y "el mejor steak tartar de su vida"

7/08/2019 - 17:09

George Clooney está en Santa Cruz de Tenerife buscando localizaciones para la película que él mismo dirigirá y protagonizará para Netflix, Good morning, midnight. Durante su estancia en la isla, el actor se ha dado un gran festín en el emblemático restaurante El Coto de Antonio.

Un día antes de la velada, el local recibió la llamada de "un catalán" que solicitaba mesa para el actor estadounidense y su equipo para el día siguiente, 5 de agosto, en torno a las ocho de la tarde. Dicho y hecho: el actor y sus acompañantes llegaron al establecimiento quince minutos antes, a las 19.45.

Una vez allí, degustaron los manjares canarios: "Probaron la comida tradicional: papas arrugadas, ensalada de tomate, cabrito frito... Luego él (George Clooney) me preguntó cómo se decía 'lamb' en español, yo le contesté que 'cordero' y lo pidió también", cuentan desde el restaurante a El Mundo.

Lea también - Los Obama visitan a los Clooney en Italia entre enormes medidas de seguridad

Pero sin duda lo que más le gustó a Clooney fue el steak tartar: "Es el mejor que he comido", le dijeron al cocinero, dándole sus felicitaciones. El grupo regó la cena con vino Emilio Moro y fueron muy amables con los trabajadores. Especialmente George, al que definen como una persona sencilla, educada y agradable.

Juan Carlos Xuancar, periodista de Cope, se hizo eco de la visita de Clooney al local y publicó dos imágenes en su cuenta de Twitter: "Uno de mis restaurantes preferidos, El Coto de Antonio, en Santa Cruz de Tenerife, es también uno de los favoritos de Carlos Herrera. Y desde esta noche del mismísimo George Clooney, que ha disfrutado de las excelencias de la cocina del equipo dirigido por Carlos Padrón", escribió.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.