elEconomista.es

Paulina, la hija ecologista de Villalonga y Adriana Abascal, presume de cuerpazo junto a su madre

8:22 - 1/07/2019

Paulina Villalonga Abascal acaba de cumplir los 18 años y ya tiene muy claro su futuro: quiere ser activista. La hija del ex presidente de Telefónica está preparando una expedición a la Antártida para concienciar al mundo entero de la necesidad de cuidar el planeta. Eso sí, antes de comenzar la aventura ha hecho las maletas y ha viajado con su madre a las playas de Comporta (Portugal), desde donde ha presumido de un impresionante físico.

La joven ha heredado la belleza de su madre y lo ha demostrado posando en bikini, vía exclusiva. Adriana Abascal ha acompañado a su hija en su primer reportaje playero y se ha mostrado muy orgullosa de ella y de sus proyectos: "Apoyo a mi hija y quiero acompañarla. Prefiero que esté en la Antártida que en una discoteca haciendo estupideces", ha dicho en Hola.

Paulina es la mayor de los tres hijos del ex presidente de Telefónica, Juan Villalonga, y la modelo Adriana Abascal. Su relación sacudió la crónica social a principios de los años 90: él, amigo íntimo de José María Aznar, dejó a su mujer por una joven Miss México, 17 menor que él, que acababa de enviudar. Su matrimonio duró 10 años y su divorcio fue tormentoso, al menos de puertas para adentro, aunque con el tiempo limaron asperezas. En 2016, este portal fue testigo de un encuentro entre ambos en un restaurante de París.

Lea también: El reencuentro parisino de Adriana Abascal y Juan Villalonga

Ambos están muy orgullosos de Paulina, que ha terminado de estudiar el Bachillerato en Londres y comenzará en septiembre sus estudios en la universidad de Berkley, California: "Voy a estudiar Ciencias Cognitivas y de la Tierra. En el futuro me gustaría trabajar en National Geographic", ha dicho ilusionada. Y es que la joven no descansa ni si quiera en vacaciones: en Portugal, estuvo recogiendo basura en la playa con su perro.

Paulina es una ciudadana del mundo: nació en Miami, su padre es español, su madre mexicana, su madrastra alemana (la aristócrata y millonaria Vanessa von Zitzewitz, con la que Villalonga vive en Mónaco) y su padrastro francés (el millonario francés Emmanuel Schreder, con el que Adriana Abascal vive en París). Ella es, además, bilingüe en inglés, pues ha cursado sus estudios en Londres.

Apasionada de la moda y el queso

Fan de Elton John y amante de las quesadillas, es vegetariana: "Me gustaría ser vegana, pero es difícil, sobre todo si te gusta tanto el queso como a mí". Tiene miedo a volar y a las alturas, pero piensa hacerles frente más pronto que tarde: "Escalaré el Himalaya, eso por descontado", dijo en febrero a Vanity Fair.

Paulina asegura que no es una fashion-victim, pero siente debilidad por la moda (herencia materna), especialmente por la ecológica. En su perfil en redes sociales, donde comparte imágenes de sus anteriores expediciones a la Antártida y sus amigos, presume de estilazo y de naturalidad, pues es una firme defensora del 'Free the nipple', el movimiento liberal que anima a las mujeres a prescindir de ropa interior. 







Comentarios 0