Actualidad

Donald Trump, Pamela Anderson y otros multimillonarios que alguna vez se declararon en bancarrota

Muchos multimillonarios han pasado de tenerlo todo a declararse en la banca rota o en quiebra. Y es que el dinero no es para siempre. Si no lo inviertes bien, te puede jugar una mala pasada. Eso es lo que les ha pasado en algún momento a muchas personalidades importantes que parecían tener una riqueza inagotable. Aunque algunos han conseguido salir a flote, otros se han mantenido en la cuerda floja. Donald Trump (73) o Pamela Anderson (52) son algunas de las personalidades que han llegado a tocar fondo.

El actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no gestionó bien la fortuna heredada por su padre y se endeudó tras una operación desastrosa. En 1989 acumuló una deuda personal de hasta 1.600 millones de euros y dos años después declaró en banca rota dos de sus casinos y un hotel. Tras estos pinchazos, el empresario logró enderezar su difícil situación, vendiendo la mitad de sus participaciones y comenzando a negociar con sus acreedores.

Lea tambiénTrump se cuela por sorpresa en una boda y besa a la novia

Pamela Anderson acumuló una deuda millonaria en 2009. La vigilante de la playa más famosa del mundo le debía más de un millón de dólares a varias empresas constructoras que contrató para remodelar su casa de Malibú. La actriz también debía también más de 250.000 dólares en impuestos estables en el ejercicio fiscal del año 2007. 

Dennis Rodman, ex jugador de los Ángeles Lakers, se declaró en quiebra en 2012. Su mujer, Michelle, le denunció por no pasarle la manutención de sus dos hijos, llegando a acumular hasta 800.000 dólares de deuda. También tuvo una vida muy conflictiva, ya que la policía tuvo que acudir hasta más de 80 veces a su domicilio mientras vivía en New Port Beach, al sur de California. Además, estuvo luchando durante 17 años por salir del alcoholismo. 

Lea tambiénIvanka Trump la lía al felicitar a Boris Johnson por convertirse en Primer Ministro ¡de Jamaica!

Allen Stanford, ex financiero estadounidense y patrocinador de deportes, tenía una fortuna estimada en dos millones de euros. Presumía de una amplia colección de yates, una flota de jets y hasta de un equipo de cricket profesional. En 2009 fue condenado por fraude y entró a la cárcel, cumpliendo actualmente una condena de 110 años de prisión.

Sheldon Adelson, presidente y director ejecutivo de Las Vegas Sands Corporation, atravesó una difícil situación económica en 2007. Al mismo tiempo que invertía 14.500 millones en lujosos casinos de Singapur, Macao y Las Vegas, las acciones de su empresa cayeron hasta en un 98%. 

Lea tambiénEl novio futbolista de Pamela Anderson estalla contra ella tras sus duras acusaciones

La ex modelo Patricia Kluge fue otra de las personalidades más ricas que tocó fondo. Según Forbes, la estadounidense recibió de su marido, John Kluge, un millón de dólares y un terreno de 80 hectáreas tras divorciarse. Una fortuna que se esfumó tras sus excéntricos gastos y por su inversión de 35 millones de euros en unas viñas que no cumplieron los objetivos esperados. En 2010, tuvo que subastar su vivienda por un precio de salida de 75 millones de euros.

Elisabeth Holmes se convirtió en toda una promesa de Silicon Valley, ya que la empresaria estaba llamada a revolucionar la medicina con su empresa, Theranos. Sin embargo, acabó siendo acusada por un fraude millonario y en 2018 tuvo que cerrar la compañía. Holmes recibió varias demandas por poner en riesgo la salud de los pacientes a los que estafaba con unas polémicos análisis de sangre. 

Lea también - Pamela Anderson rompe con el futbolista Adil Rami: Es un monstruo

Jocelyn Wildenstein, mujer de la jet set neoyorkina conocida como 'mujer gato', se divorció de su marido, Alec N. Wildenstein en 1999, y un juez le concedió la mitad de su multimillonaria fortuna. Sin embargo, en 2018 se declaró en banca rota y admitió estar viviendo con tan solo 900 euros al mes. Jocelyn también tuvo problemas con dos cuadros: una obra de Velázquez resutó ser falsa y por otra de Paul Cézanne no recibió tanto como esperaba.

Vijay Mallya, magnate del licor y propietario de la ya inexistente compañía de vuelo Kingfisher Airlines, se endeudó tras numerosos intentos de salvar su aerolínea. A día de hoy, continúa en busca y captura por los bancos indios a los que pidió ostentosos prestámos. Según Business Stardar, Mallya está acusado de de "fraude bancario y cargos de lavado de dinero que ascienden a unos 90.000 millones de rupias".

El ex propietario del West Ham, Bjorgolfur Gudmundsson, entró en bancarrota por alcanzar una deuda de hasta 759 millones de dólares. El empresario también era accionista del banco islandés Landsbanki, que tocó fondo en 2008. No obstante, según Forbes, el que también fuera magnate de la cerveza ha remontado económicamente tras recuperar una gran parte de su riqueza. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin