elEconomista.es

Meghan Markle y la reina Isabel II, en guerra por la dieta del pequeño Archie

24/07/2019 - 17:06

Los conflictos parecen perseguir a Meghan Markle (37). La duquesa de Sussex podría estar enfrentada a la reina Isabel II por la alimentación de su hijo, el pequeño Archie. Según cuentan medios británicos, la mujer del príncipe Harry (34) quiere que su bebé lleve una dieta vegana, algo que no agrada a la monarca.

Meghan quiere que su hijo siga este tipo de dieta porque ella es una apasionada de los productos de origen natural y, en ocasiones, rechaza alimentos que proceden de carne animal. La voluntad de la ex actriz estadounidense habría tensado la relación con la reina, según cuenta el diario The Sun.

Lea también - La nueva afición de Meghan Markle: la petanca inglesa

El asunto también podría haber provocado alguna que otra discusión dentro del matrimonio de los Sussex, según han asegurado varias fuentes cercanas a la familia real al medio: "Se han creado tensas discusiones entre Meghan y Harry, quien no quiere disgustar a su abuela", han contado. "Meghan está tensando demasiado la cuerda dentro de la realeza británica y no está siendo bien recibida, menos aún por su Majestad", han alegado.

Además, desde el programa de televisión Today Extra mantienen que la reina Isabel "es una persona muy tradicional a quien le gustan las comidas tradicionales". Por ello "criar al bebé como un vegano simplemente no será tolerado por la monarca".

Lea tambiénSale a la luz el vídeo del hermano de Meghan Markle arrestado por conducir borracho

No se trata del único asunto que ha molestado a Isabel II. Meghan se ha saltado algunos protocolos desde el nacimiento de Archie y eso ha enfadado a la monarca. No mostrar al bebé nada más nacer o llevar con tanta discreción los detalles del bautizo han empeorado su relación.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.