elEconomista.es

El show de Laurent de Bélgica, el príncipe díscolo, en el día de la Fiesta Nacional belga

22/07/2019 - 13:43

El príncipe Laurent (55), el polémico hermano del rey Felipe, se convirtió en el gran protagonista del día de la Fiesta Nacional de Bélgica, celebrado este domingo, debido a una serie de reprobables actitudes que han escandalizado a los ciudadanos belgas y que son la gran comidilla de los medios en el país europeo.

Una vez finalizó el 'Te Deum', oficiado en la catedral de Santa Gúdula de Bruselas, llegó el momento del tradicional desfile militar. Fue entonces cuando empezó el show del príncipe Laurent. A pesar de estar en primera fila, sentado en el palco central, lo primero que hizo fue ponerse a jugar durante cuatro minutos con su teléfono móvil para después hablar por él en mitad del desfile.

La actitud de Laurent dejó atónitos a los otros miembros de la casa real belga que le acompañaban, entre los que destacaba su mujer, la princesa Claire, quien trató de llamarle la atención en numerosas ocasiones. Su hermano, el rey Felipe, y la mujer de este, la reina Matilde, le miraban entre sorprendidos y enfadados, al igual que su hermana Astrid. El príncipe hizo oídos sordos a todos ellos y siguió hablando por teléfono durante dos minutos.

No fue la única actitud que ha encendido a la población belga. En otro momento del acto, la ex doctora de la familia real, Cathérine le Clément de Saint-Marcq Haar, se acercó a saludarlos y Laurent no se movió de su sitio. Su mujer le volvió a llamar la atención y tuvo que ser ella quien se acercara a saludarle.

Para coronar su actuación, Laurent ocupó su lugar para que los políticos pudieran despedir a la familia real, pero tras dar la mano a uno de ellos, dejó la escena y se marchó sin decir nada al resto.







Comentarios 0