elEconomista.es

Gareth Bale: a China, a París o a la Premier pero con su esposa y sus tres hijos

21/07/2019 - 20:04

Tras la sonada rajada de Zidane y la contestación del representante del galés, se ha filtrado que puede que Neymar venga al Madrid para que el galés vaya al PSG. Lo del trueque no es muy creíble. También dicen que el Beijing Guoan quiere convertir a Bale, a sus 30 años, en el mejor pagado del fútbol chino: según The Telegraph el club asiático ofrece al galés medio millón de euros a la semana. Ocurra lo que ocurra, sin duda, el pasado 16 de julio, Gareth Bale pasó su último cumpleaños como jugador de El Real Madrid. Se va y se lleva a su mujer y a sus tres hijos.

Prepara por tanto su mudanza, y dejará la capital, donde ha mantenido su residencia habitual desde 2013. Es época de atar el futuro. Gareth nació el 16 de julio de 1989 en Cardiff (Gales). 

Lea también: Gareth Bale se casa en una ceremonia íntima en Mallorca

Bale, que llegó a ser el futbolista más caro del mundo -110 millones de euros costó su traspaso desde el Tottenham- hasta que el jeque del PSG decidió romper la banca, continuaba e-hasta ahora en el Real Madrid por un tremendo e irreparable error estratégico. En enero de 2018, Cristiano Ronaldo pidió una revisión salarial al alza. Le llegó la noticia de que Florentino Pérez quería fichar a Neymar y que estaba dispuesto a pagar al astro brasileño 30 millones de euros netos por temporada, siete más de los que él percibía. Cuando acudió a la ventanilla de reclamaciones, le recordaron que le habían mejorado sensiblemente la ficha hacía tan solo un par de meses, en noviembre de 2017. Él respondió que iba camino del Balón de Oro, mientras que Neymar fracasaba en el PSG, víctima de las lesiones, y que no sentía que le valorasen.

Apenas hubo discusiones porque la cuestión se zanjó con el ultimátum que CR7 no esperaba: "No hay subida; así que si no te parece bien, traes 100 millones y te vas". Comenzó entonces su agente, Jorge Mendes, a negociar con la Juventus, donde ahora, eliminado de la Champions, purga su altanería, como el Madrid. La decisión resultó catastrófica para ambas partes.

Aunque la suerte estaba echada, dos meses antes de que Zinedine Zidane ganara la tercera Champions consecutiva en el banquillo madridista, el entrenador hizo una recomendación al club: "Quedémonos con Cristiano y traspasemos a Bale".

Zizou no creía ya por entonces que el galés pudiera tomar el relevo del portugués, es más, estaba convencido de que el Madrid dejaría de competir al nivel exigido si no seguían sus pautas. Pero la decisión estaba tomada. Así se llegó al 26 de mayo de 2018, en Kiev. Final de la Liga de Campeones. Enfrente, el Liverpool; en la meta del club inglés, el alemán Karius, el desastre hecho portero.

Corría el minuto 51, el partido transitaba más o menos equilibrado cuando Karius, en una jugada sin riesgo alguno, al ir a sacar de puerta 'entregó' el balón a Benzema, que hizo el 1-0 de rebote. Luego empató Mané (min 55); entonces Zidane decidió meter a Bale en el equipo, en sustitución de Isco. Llevaba el galés dos minutos en el terreno de juego cuando de espléndida chilena remató un centro con la derecha de Marcelo. Fue un golazo (min 63), y firmó su tarde de gloria con el 3-1 (min 83); chutó desde lejos con la zurda, a Karius se le doblaron las manos y la Decimotercera emprendió viaje hacia las vitrinas del Bernabéu.

Los dos goles de Bale no doblegaron la opinión de Zidane, convencido de que lo bueno para el Madrid era la continuidad de Cristiano, quien, en su línea, nada más terminado el partido avanzó su salida del club. El portugués fue poco generoso y bastante inoportuno; el galés recuperó la confianza del 'staff' directivo en media hora, pero no la de su entrenador, que, como CR7, también había decidido salir a final de temporada. Así lo anunció, inesperadamente, y así lo hizo. Preveía el desastre que se avecinaba.

Para suplir a Zidane, Florentino, el mayor defensor de Bale, empezó a mover fichas hasta que a la sexta dio con el sucesor: Julen Lopetegui. Se lo arrebató el 12 de junio a la selección española a dos días del primer partido del Mundial de Rusia y Rubiales, el presidente de la Federación, lo despidió en horas 24. Y lo que mal empezaba, peor terminó. Después de 14 partidos (6 victorias, dos empates y 6 derrotas), fue destituido un 29 de octubre. Su puesto lo ocupó Solari, que cuatro meses después, y tras la eliminación de Copa, de Champions y de perder la Liga, fue relevado por el "hijo pródigo": Zidane.

Regresó Zizou tras unas vacaciones de nueve meses y durante este 'periodo de gestación' su idea del equipo no cambió. Se encontró un grupo desmotivado y a Gareth Bale, la pretendida estrella, más 'pasota' que cuando emprendió la huida en junio. El galés no estaba ni para partidos ni para fiestas. Ahora que su precio de mercado rondaba los 80 millones de euros, es cuando se recuerdan los consejos de Zidane, los cinco millones que no se añadieron a la ficha de Cristiano y los 150 millones que el Manchester United estaba dispuesto a pagar por Gareth solo un año antes.

Aunque el tirón futbolístico de Bale no es el que era, mantenía aún el arreón publicitario. En la deconstrucción de este futbolista que llegó a correr a 37,7 kilómetros por hora y que con 14 años cubría lo 100 metros en apenas 11 segundos, la fortuna que está amasando y sus aficiones son hechos que trascienden de ese fútbol que poco a poco le está perdiendo.

Diez curiosidades del 'Príncipe de Gales'

1.- Si hay golf, hay paraíso.

Es tanta la afición que le tiene a este deporte que el día en que Zidane era presentado en el palco de honor del Bernabéu él estaba jugando al golf, su pasión, su "obsesión", como él admite. Le subyuga hasta tal punto que si dispone de tiempo se va a jugar a La Herrería, en San Lorenzo de El Escorial, y si no es así, disfruta del campo de tres hoyos de superficie sintética que le han hecho en la parcela donde hasta ahora tenía su casa en Madrid. El capricho es de órdago, con tres diseños exclusivos: el del hoyo 11 de Augusta; el 17, de Sawgrass, y el 18, de Royal Troon.

2.- Marca personal

"Eleven of hearts", "once de corazones", es su sello. Cada vez que marca un gol hace el gesto del corazón y el número de su dorsal. Cierto que no lo prodiga en exceso, al contrario. En la que ha resultado ser su última temporada en el club blanco, apenas ha podido dar lustre a su marca registrada: ha marcado 14 tantos, 8 en Liga, 3 en Champions y 3 en el Mundial de Clubes.

3.- Las horas bajas

Cuando Zidane se fue del Madrid, tras ganar la tercera Liga de Campeones consecutiva, Bale navegaba en la cresta de la ola tras los dos goles de Kiev. En su regreso, el entrenador encontró a un jugador que no ha dado la talla, que no ha cogido el testigo de Cristiano Ronaldo y que además estaba desmotivado y dividía al vestuario, donde le apodan "El Golfista". Y ya no eran las lesiones lo que le abrumaba, sino el hastío. Por diferentes causas, banquillo o bajas, se perdió la mitad de la temporada, apenas ha jugado el 53% de los partidos. ZZ solo estaba esperando a que apareciera un chino para engañarle, o sea, revalorizarlo.

4.- El sueldo altísimo

Si en París o en la Premier puede cobrar 20 millones netos al año, en China podría cobrar, suponiendo que se confirme, 500.000 euros a semana (25 kilos al año). En Madrid eran 15 millones netos los que el Madrid le pagaba por temporada, que ascienden a casi 30 en bruto y a cerca de 45 con la amortización incluida. Llegó en 2013 y su contrato terminaba en 2022. Cada partido que jugaba le salía al club –que hubiera terminado pagándole 170 millones hasta la conclusión, si no le hubiera traspasado- por unos 600.000 euros.

5.-No bebe, pero…

Tiene un bar, en Cardiff, Eleven Bar&Grill, donde como él dice se sirven las mejores hamburguesas de Gales. Bale no bebe porque no le gusta, se le podría considerar abstemio. Procura cuidarse al máximo pues su salud futbolística es bastante frágil. En plena adolescencia dio el estirón, demasiado rápido, y los huesos crecieron más que su peso, lo que derivó en problemas de espalda y en una protrusión crónica.

6.-Con un par de orejas

Los hinchas de los equipos rivales le llegaron a lanzar una banana y le llamaban Donkey Kong, un gorila animado famoso en Gran Bretaña. Tenía las orejas tan grandes y la campaña de desprestigio fue tan cruel que tomó dos decisiones: borrarse la cuenta de Twitter y someterse a una otoplastia. Con unos pabellones auditivos mucho menos prominentes ha conseguido erradicar cualquier alusión a sus orejas. Dicen que las damas se lo rifan, pero él continúa fiel a su esposa Emma Rhys-Jones, su novia desde que eran jóvenes. El 20 de junio se casó en Mallorca ante 60 invitados. 

7.-Horario infantil

Gareth Bale es un tipo muy familiar y poco dado a la jarana. No acude a las cenas del equipo porque para él es primordial meterse en la cama como muy tarde a las once de la noche. Este hábito le ha granjeado no pocas antipatías entre sus compañeros, que no entienden que sea tan intransigente con el horario… ni con su manía de no aprender español. Otro de los defectos que le achacan, de ahí su escasa intercomunicación con el grupo.

8.-La mujer, la cuñada, el suegro…

La familia política le ha dado más dolores de cabeza que la caseta del Bernabéu. Su suegro, Martin Rhys-Jones, pasó cuatro años en la cárcel por estafa; los abuelos de Emma tuvieron algún problema con la justicia por blanqueo de capitales, y su cuñado, el marido Kate, la hermana de su mujer, se suicidó después de ser investigado por problemas con Hacienda. Dejó a la viuda en la ruina y Gareth se ocupó de ella y de la familia, al comprarles un apartamento y un coche, para que dejaran de vivir en una caravana.

9.-La velocidad y el lujo

A Bale le encanta la velocidad, los coches deportivos, rápidos, y en su parque móvil hay Mercedes, Ferraris y hasta un Lamborghini, pero se mueve con el Audi que proporciona el club, un vehículo familiar y eléctrico. Así, y tras hacer caso a su amigo e ídolo Ryan Giggs, ha dejado de sufrir con la espalda. La postura en el reducido habitáculo de los deportivos no le favorece.

10.-Números y números

De Adidas recibe 23 millones de euros por un convenio que firmó en 2014 y termina en 2020. También es imagen de FootLocker y de Nissan (por la Champions). Su empresa es Premisure Limited (el 60% es suyo y el 40% de su padres), promociona máscaras de altura, tiene más de 40 millones de seguidores en redes sociales y se calcula que sus ingresos anuales no bajan de los 70 millones de euros. Estos son los números positivos; los negativos, que desde que llegó al Madrid se ha perdido 113 partidos, 86 por lesión y 27 por no salir del banquillo. Tiene casi dos años menos que Benzema y esta temporada ha jugado mil minutos menos que el francés, el hombre que ha ocupado su lugar: el del ídolo que no llegó a ser.







Comentarios 1

#1
21-07-2019 / 21:07
incierto
Puntuación 6   A Favor   En Contra

BALE vs. NEYMAR



MÁLAGA vs. MALAGÓN.



YA ES MAS QUE HORA QUE DESAPAREZCA BALE,

¡¡ VAYA FIASCO !!..... PERO

SI VIENE NEYMAR SERÍA LA ESTUPIDEZ MAYOR,

JAMÁS LOGRADA.