elEconomista.es

Pablo Iglesias quiere casa y niños, y que Irene Montero sea la jefa

21/07/2019 - 11:20

Pablo Iglesias se echa a un lado para ejercer como padre y da paso a la número 2 de la formación y madre de sus dos hijos y del que viene, Irene Montero, para que Pedro Sánchez se vea obligado a formar un gobierno de coalición con Podemos.

Después de que el líder de Podemos colgara este viernes un vídeo grabado en su despacho del Congreso anunciando su retirada de la primera línea para dejar a Sánchez sin opciones ni excusas a la hora de organizar su ejecutivo con miembros de Podemos abordo, diversos analistas políticos se preguntaban si estábamos ante la rendición de Pablo Iglesias o tal vez ante una jugada maestra del político.

Lea también: El primer (y peor) Día de la Madre de Irene Montero y Pablo Iglesias: colocan banderas de Vox frente a su casa

Pero tal vez la retirada del líder de Podemos, que desbloquea la investidura, no sea lo que nos venden y en realidad Pablo Iglesias había tomado la decisión de reducir la intensidad de su actividad política, frenar el diapasón de su labor en primera línea, para ser más padre y menos político. Eso sí, ¿por qué venderlo gratis, a cambio de nada, de cara, pudiendo hacer ver que se sacrificaba en pos de un Gobierno de izquierdas en España y obtener a cambio ministerios como Asuntos Sociales, Medio Ambiente, Hacienda, Cultura y Memoria Histórica, además de una vicepresidencia?

Esto supone la sucesión que tenían planificada hacer", opina un crítico de Podemos. Irene Montero será la candidata a secretaria general en el próximo congreso del partido, previsto para 2021, y la futura cabeza de lista de Unidas Podemos o del espacio resultante del proceso de reconstrucción de la izquierda a la izquierda del PSOE.

Lea también: Pablo Iglesias explica por qué se animó a tener un tercer hijo con Irene Montero

La realidad es que Irene Montero, embarazada del tercer hijo fruto de la relación con Iglesias, está ahora situada en los primeros puestos como candidata a entrar en el Gobierno de Pedro Sánchez, mientras que a Pablo le queda replegarse en el partido, en el Parlamento o... ¿En casa con los niños?

Ésa parece ser la idea. Más tiempo para los tres niños, lo mayores, que ya han cumplido un año, y para el que viene. Los morados aspiran a meter a Irene Montero en la vicepresidencia y a poner a otros dos compañeros en algunos ministerios, y el PSOE admite que es posible. Este es el escenario.

El viernes por la tarde Iglesias respondió a Sánchez dando un paso al lado, lo que le había pedido el presidente en funciones el día anterior, a cambio de tener ministros de Unidas Podemos. El gesto fue interpretado en Moncloa como la derrota de Iglesias pero los morados creen que estamos ante una jugada maestra.

La verdad es que Iglesias adelanta la sucesión de Irene Montero al frente del partido, y además ella podría ser número dos del gabinete de Sánchez, además de colocar a podemitas al frente de carteras como Sanidad o Ciencia.

Lo que quiere Pablo Iglesias es tiempo para ser padre y gozar de la vida familiar. Pero es que además, desde el Gobierno, desde una vicepresidencia, Irene Montero puede recomponer el partido morado que se descompone. El estrepitoso ridículo de la diputada de Podemos en La Rioja, la insignificante relevancia del partido en Andalucía, la desconexión orgánica con la franquicia en Cataluña, con los errejonistas triunfando en Baleares, sin presencia real en Valencia, donde Podemos no es Podemos... Le queda trabajo por hacer a Irene como nueva número uno pero al menos contará con el respaldo del poder para catalizar su operación de reconstrucción, y con un pensador en la retaguardia que le cubrirá las espaldas: el padre de sus hijos.

Sánchez no aceptaba a Iglesias en el Consejo de Ministros pero no podrá negarse a tener a la mujer de Pablo en el gabinete, o sea, a la número 2 de Podemos, que es en realidad la futura número 1. La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, dio a entender que salvo Iglesias todos los demás serían aceptados en el consejo de ministros.







Comentarios 3

#1
21-07-2019 / 19:03
Incrédulo
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Yo más bien creo que se queda pataleando siendo padre por no poder ser vicepresidente o Ministro. Dadle un Ministerio, y veréis qué pronto se le olvida ser padre.

DELIRIOS DE GRANDEZA: buen título para un libro de sus memorias.

#2
21-07-2019 / 19:39
JuanSinMiedo
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Entonces, demos gracias a Dios, por esos hijos.

Los caminos del Señor son inescrutables, es mas... recemos porque tengan mas hijos, tantos... que ambos se retiren a su casoplón de Galapagar para cuidar de ellos, y España se libre de estos dos.

Milagro!!!!......Han hecho que me vuelva católico practicante de nuevo!!!....

#3
22-07-2019 / 21:28
As
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Menudo par de cara duras....